LO HIZO POR TI

La Pasión de Cristo

Pero él soportaba nuestros sufrimientos y cargaba con nuestras dolencias, y nosotros lo considerábamos golpeado, herido por Dios y humillado.

Todos andábamos errantes como ovejas, siguiendo cada uno su propio camino, y el Señor hizo recaer sobre él.

Fue afligido por tu pecado. Fue abatido por tus transgresiones. Fue herido por tus rebeliones. Fue literalmente molido por tus pecados. La Biblia dice claramente que Jesús "llevó él nuestras enfermedades, y sufrió nuestros dolores; y nosotros le tuvimos por azotado, por herido de Dios y abatido. Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados.

Todos nosotros nos descarriamos como ovejas, cada cual se apartó por su camino; mas Jehová cargó en él el pecado de todos nosotros". Esto es algo estremecedor: Jesucristo fue azotado, herido y abatido por Dios. Fue el Padre quien puso todos tus pecados sobre Cristo.

¿Por qué? Porque Dios es el juez del mundo entero. Solo Él tiene la sabiduría para determinar el castigo apropiado para tu pecado y dio ese castigo a su Hijo. Esto significa que es un Padre compasivo y misericordioso que hizo lo máximo para perdonar tu pecado. Ningún otro sacrificio habría sido suficiente. Ningún otro sacrificio habría sido moralmente perfecto. El Padre envió a su único Hijo para que muriera en tu lugar.

Jesucristo fue castigado por Dios aunque era inocente. Por sus azotes, esas heridas provocadas por la flagelación, eres sanado espiritualmente. Gracias a que Cristo sufrió, eres justificado ante Dios.

Necesitabas ser justificado ante Dios. Eras como una oveja errante que se había descarriado. Habías seguido tu propia senda de pecado, pero Dios el Padre tomó toda tu iniquidad y la puso sobre Jesucristo. Esa es la asombrosa realidad de lo que Jesucristo, el Hijo de Dios, hizo como sustituto por los pecadores como tú y como yo. Todos hemos pecado, pero para cada uno que confía en Jesucristo ya ha sido pagado ese pecado, cualquiera que sea.

Cuando pones tu confianza solo en Cristo, su muerte se aplica a tu vida. Tus pecados son cubiertos para siempre y recibes su justicia como un regalo. Lo que el Eterno hizo en la cruz te salva de la condenación eterna y te da eterna paz con Dios.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: