¿Llorar es debilidad, cobardía o enfermedad?

Generalmente el acto de llorar se toma como un acto de debilidad. Tanto que se ha construido todo un mito opaco, sobre este acto humano de dejar que las lágrimas se derramen. Algo tan natural y sano como llorar, se tilda de cobardía, debilidad, enfermedad y hasta peligro, Cuando que llorar es una acción sana, que incluso es necesario hacer, para curar nuestra mente y cuerpo

Los más malsanos, en sus comentarios dicen que es cosa de niñas, los hombres no lloran, toda una total falacia, llorar simplemente es de humanos de todos los tamaños y edades, aunque a veces las diferencias físicas crean un conflicto cultural. Es común que los hombres lloremos menos, no por ello el llanto es menos sentido ni con menos frecuencia, tal vez en menor cantidad. Pero; esto no depende de si se es menos o más hombre ni siquiera de valor. La cuestión es que el lagrimal es más pequeño- Una cuestión baladí- en apariencia; algo que ha limitado a muchas generaciones de hombres de ejercer plenamente su derecho de llorar y gozar además de los ingentes beneficios de llorar, y del bien que le hace a su humanidad (cuerpo).

Las lágrimas representan en sus variadas funciones, una cantidad cierta de beneficios, a nivel físico y emocional, desde humedecer los ojos, mantenerlos limpios, sin ellas el ojo se secaría, foco de varios problemas, como infecciones, convirtiéndose en muro de contención de estas eventuales consecuencias por su falta. Eventualmente, si una próxima vez tienes o sientes escozor en los ojos, déjalos que lloren, permítele a las lágrimas hacer su trabajo, seguramente después de esto ya te sentirás mejor.

Pensarás, que para esto solo hace falta lagrimear, y que el llanto es otra cosa- ¡claro que tienes razón!- pero; estos son algunos de los beneficios físicos con total obviedad, sin embargo hay más:

llorar

Sistema endocrino

Cuando se llora, el sistema endocrino; el encargado de liberar las hormonas que son necesarias para cada ocasión, libera una cierta cantidad de manganeso, que a su vez es culpable de la fatiga, irritabilidad y depresión, regresando esos niveles a las medidas normales de bienestar. Adicionando la liberación de endorfinas responsables del ‘bienestar’, como; la oxitocina, adrenalina, y noradrenalina, haciendo que desaparezca el estrés físico, evitando que se vuelva crítico a nivel emocional.

Seguramente notarás que; después de una buena descarga de lágrimas, sobrevendrá una estimulante sensación de alivio, desasosiego y esperanza –Por supuesto que llorar desestresa- se produce un sutil relajamiento muscular y la mente comienza a proporcionar las respuestas que necesitas, la fortaleza suficiente para considerar la situación que te hizo llorar, generando la confianza de que las cosas recobrarán su nivel de confort. De ocurrir así; entiende que solo tú puedes evitar que llorar te haga sentir mejor y dejar de lado ese mito social de que llorar es malo.

Esta manifestación, este recurso orgánico, tiene afortunadamente esos efectos y esa inmediatez, sin moverte a ninguna parte y lo mejor ‘es gratis’. Tienes a la mano otras alternativas, como; un psiquiatra, el médico de cabecera o accidentalmente ‘la farmacia’, para tratar de buscar ese bienestar ‘artificialmente’, con quien sabe que sustancias extrañas suministrarán a tu organismo, sin saber que daño le harán. Es válido preguntarse- ¿Por qué proporcionarte este daño a ti mismo pudiendo conseguir el mismo resultado de manera natural?

En una próxima vez que sientas la necesidad de llorar o veas a alguien hacerlo, no te extrañes o asustes deja que el llanto fluya. Respeta a tu cuerpo, libérate del peso de las emociones, de los miedos y la tención. Llorar no es malo, por el contrario es sano, necesario, y una necesidad biológica. De ser contrario a las necesidades humanas, el desarrollo natural de la misma ya, lo habría desaparecido de nuestros recursos de supervivencia.

mancha1

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: