Llevarte bien con tu suegra no es tarea imposible. Sólo tienes que aplicar la regla de si no puedes con tu enemigo unete a él. No falla. ¿Y cómo te vas a unir a la madre de tu marido? La miras y la aborreces. La oyes hablar y la odias más. La ves en una fotografía y te vienen ganas de tirar la foto a la basura.

Para llevarte bien con tu suegra debes distanciarte emocionalmente de la horrible señora que se ha metido en tu familia gracias a esa boda en la que le diste el sí quiero a su hijo del alma. Cuando consigues que te resbale, puedes empezar a poner en práctica tu plan de aliarte con la enemiga.

 

Mis consejos para aliarte con esa enemiga que se llama suegra son:

-Nunca olvides una fecha importante para ella. Ten un regalo para ella el día de Reyes, por Nochebuena, por su onomástica, por su cumpleaños. A las suegras les gusta que les regalen aunque sólo sea un ramo de flores, que puedes pillar gratis en el jardín que hay delante de su casa. Lo que es público es de todos.

-Deja que cocine en tu casa esos platos que dice que le gustan a su hijo. A ella le gusta alimentar bien a su retoño y tú te aprovechas de esa suegra que se convierte en una cocinera gratuita en la cocina de tu dulce hogar. Así también consigues contentar a tu esposo. A los maridos se los gana por el estómago.

-Llámala para que se quede con sus nietos y nietas. Además de suegra es abuela, y una abuela debe relacionarse con los descendientes de su hijo querido. Tú consigues una canguro de confianza y ella consigue disfrutar de sus nietos. Se sentirá joven dando papillas y cambiando pañales.

-Llevala de vacaciones. Una suegra en un apartamento en la playa es una gran ayuda. Tiene una cocina para ella sola. Te preparará unas comidas mucho mejores que las tapas que sierven en el chiringuito de la playa que tienes a pie del apartahotel.

-Invítala a ir de compras contigo y sus nietos y nietas. Las suegras suelen tener dinero ahorrado y los nietos siempre consiguen que les compren esas cositas que tú no quieres o no puedes regalarles. Seguro que tu suegra está deseando tirar de la tarjeta del banco para pagar el juguete nuevo que quiere el niño o esas zapatillas de marca que vuelven loca a su nieta mayor.

 

 

Llevarte bien con tu suegra es posible. Si sigues mis consejos, tu suegra se convertirá en tu cocinera gratuita, en la personal shopper de tus hijos, en la asistenta de tu apartamento de vacaciones. Tendrás a la madre de tu marido contenta y a tu santo esposo cada día más enamorado de ti. A los hombres les encanta que sus esposas se lleven bien con sus madres.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: