Todo llega

Cuando no esperas nada todo llega

Siempre hay quien piensa, que no esperar nada, es sinónio de una tener una actitud totalmente derrotista. Este pensamiento, está totalmente alejado de la realidad. Puesto que no esperar nada, es actuar de forma equilibrada, tener apertura mental y al mismo tiempo poseer una gran permisividad interior. 

Es parecido a ver la vida con tranquilidad, a escapar de los miedos y a tener la mente abierta a todo lo que pueda llegar. 

Evitar actitudes derrotistas

Para ello,  hay que saber aceptar los límites que cada uno tiene, si no se consigue esto, nunca podrán derribarse esos muros que son los que impiden que las cosas lleguen. 

La mayoría de ocasiones  estas actitudes provienen de la educación que se haya recibido durante la infancia. 

Al madurar, esas limitaciones se van cambiando. Las personas se atreven a hacer aquellas cosas que nunca pensaron que harían, es una buena forma de dar la espalda a aquellos acontecimientos del pasado, que en gran medida son los que les han impedido contínuar avanzando. 

Todo llega

La mejor actitud es dejar que las cosas fluyan, es conveniente dejar de centrarse solo en una cosa, y observar todo lo que sucede al rededor. Se pueden tener días en los que se piense que las cosas en realidad no tienen solución, y que no tienen remedio. La solución es apartar esos pensamientos negativos, tampoco es conveniente caer en la excesiva euforia, buscar el equilibrio es lo adecuado. 

Cuando no se consigue el resultado esperado, lo más fácil es caer en la negatividad, incluso algunas personas piensan que no están capacitadas, y que por eso las cosas no les terminan de llegar. 

Ni hay que rendirse, ni hay que pensar que no se es capaz de conseguir algo. 

La forma en la que todo puede cambiar, es no esperar nada de nadie y sí esperar todo de uno mismo. 

 

 

Todo llega

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: