Novela fantástica de Cristina Bambrilla

"La llave del alquimista" es una breve historia fantástica muy recomendable para todos los fans de Harry Potter y demás sagas infantojuveniles de este género.

Todo comienza un día lluvioso de otoño cuando Lucilla, una niña de trece años que vive en Milán se ve obligada a mudarse con su padre, un químico muy apasionado por su profesión llamado Giulio Moneta, a Venecia. La idea no le agrada para nada, la ciudad huele a humedad, no conoce a nadie, se pierde incluso hasta para ir a un local que se encuentra a pocos pasos de su nueva casa y para colmo la pecera de Gustavo, su rechoncho pececito rojo, se rompió y ella le pide a su papá que la deje ir a Francia para visitar a su abuela materna y a su mamá que se encuentra en estado de coma.

Pero a Giulio Moneta no le importan las quejas de su hija, él se encuentra feliz en Venecia y su nueva casa justo en el corazón del antiguo ghetto judío donde según él "se puede respirar toda la energía en el aire." El padre de Lucilla continua trabajando con ahínco todo el día igual que siempre, inclusive instala un pequeño laboratorio en la buhardilla a donde Lucilla tiene tajantemente prohibida la entrada, según su padre, por motivos de seguridad.

Pero esa simple explicación no hace otra cosa que aumentar la curiosidad de Lucilla por saber que es lo que su papá hace encerrado todas las noches en ese lugar y una noche en que claramente escucha voces y ruidos extraños provenientes de la buhardilla decide que tendrá que desenredar ese misterio cueste lo que cueste. Por otro lado, ella comienza a hacer amistad con una amable anciana llamada Ruth Wehwalt que vive con su malhumorado y amargado hermano gemelo Leone en el mismo edificio. La señora Wehwalt se preocupa por Lucilla, le presta un jarrón para que lo use como pecera para Gustavo e incluso le prepara de comer y la hospeda en su casa cuando su padre se ausenta todo el día.

Una noche, el padre de Lucilla no vuelve a casa a dormir y tampoco vuelve al día siguiente. Cuando Lucilla confirma que se encuentra desaparecido decide pedirle ayuda a Ruth para forzar la puerta de la buhardilla pues ese es el único sitio donde puede encontrar pistas del paradero de su padre y es así como se entera de la verdad: su padre no es en realidad un químico sino un mago alquimista que la trajo a Venecia sólo para buscar un valioso talismán que lleva varios siglos escondido en las entrañas de la ciudad: la Llave del Rey Salomón, una piedra preciosa que concede poderes especiales a la persona que la posea.

Y las sorpresas no terminan ahí, al contrario, aumentan una noche en que una gárgola de piedra muy malgeniuda se posa sobre el alféizar de la ventana de LUCILLA y le explica que ella trabajaba junto con el alquimista para encontrar la LLAVE, aunque no por amabilidad sino por conveniencia propia y sólo por eso no le queda más remedio que hacer equipo con LUCILLA para encontrar a su padre, aunque le advierte que podría estar muerto ya que muchos otros magos y seres ambiciosos podrían estar también tras la pista de la LLAVE y que deben tomar muchas precauciones.

Sobre la autora: Cristina Brambilla nació en Milán en el año de 1964, dice que desde niña tenía el sueño de dedicarse a la arqueología pero terminó siendo redactora publicitaria, hasta que en su cabeza comenzaron a gestarse numerosos personajes que le pedían a gritos que los sacara y los plasmara en tinta y papel.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: