Hay que empezar por el principio. Siempre. O eso recomiendan. Lo primero debería ser presentarse.

Hola, me llamo Valery Tikhonenko. Bueno, realmente no me llamo así, pero me he puesto Tikhonenko como nombre de usuario en Artigoo. No sé muy bien por qué me lo he puesto, pero ya lo he hecho en varios sitios. Hay que empezar por el principio y el mío es decir que no soy Tikhonenko. El Tikhonenko real. Valery. Porque si empezara por el principio de ese Tikhonenko tendría que remontarme a la antigua Unión Soviética, a Agosto de 1964.

Valery Tikhonenko con la URSS

 

Ahora aquello ya no es la Unión Soviética, si no Uzbekistán. Yo tampoco es que estuviera allí para corroborarlo, pero es un dato fácil de contrastar. Allí nació Valery. El verdadero Tikhonenko. Era un jugador de baloncesto (realmente lo fue tiempo después) de los que quedan en el imaginario colectivo. Un destacado exponente del baloncesto que vino del frío. Aquel baloncesto que dominaba el mundo años antes de que pensáramos que lo inventaron los Gasol y compañía. En su palmarés destaca el oro olímpico de Seúl 88 y el oro del Eurobasket del 85. Jugó en el SKA Alma Ata y el CSKA de Moscú hasta que en 1990 se vino a España para jugar en el Fórum Valladolid, el Unicaja de Málaga y en el Argal Huesca. En 1993 se volvió a tierras menos cálidas, al Spartak de Moscú, CSK Samara, hasta su retirada en el CSKA de Moscú. Jugó en la selección soviética, en la de la CEI y en la de Rusia.

La gente recuerda más a Sabonis, Tkachenko, Kurtinaitis...pero él también fue un fijo en aquella época.

 

Valery Tikhonenko en Málaga

Valery bebía. Mucho según cuentan. Perdió a su mujer cuando jugaba en España y eso le hizo caer en una larga depresión aunque luego volvió a casarse otra vez. Lo cierto es que alguien que se llama Tikkhonenko y que tiene la pinta que tenía Tikhonenko, sólo te lo imaginas bebiendo vodka. Aunque fuera un gran jugador, de aquellos que dejan huella. Sobre todo cuando veías a un 2'05 tirar de 3. Algo que ahora es muy común, pero que por aquel entonces, solo tipos como el bueno de Valery podían atreverse a hacerlo.

 

Valery Tikhonenko

Dos de sus tres hijos juegan al baloncesto en Málaga. Esto podría ser otro principio. Y eso es siempre por donde hay que empezar.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: