Otro metal, aparte del hierro y el acero inoxidable muy presente en el hogar, es el aluminio que por su gran resistencia y ligereza se emplea, sobre todo, en perfiles para labores de carpintería exterior.

Para limpiar aluminio: detergentes suaves

• El aluminio es un metal que no se oxida ni precisa grandes cuidados. Tiene como inconveniente que es un metal relativamente blando, que se raya con facilidad. Además, puede reaccionar con algunas pinturas o productos químicos, creando manchas oscuras muy difíciles de eliminar; sólo deben utilizarse para su limpieza detergentes suaves y evitar productos comerciales no específicos.

• Los objetos de aluminio se limpian con detergente y una esponja. La suciedad muy incrustada se puede quitar con un estropajo de aluminio. Para abrillantarlos, se utiliza alcohol de quemar.

Limpieza de puertas y ventanas de aluminio

• El mantenimiento de la carpintería de aluminio se realiza con agua jabonosa y un poco de amoniaco. En este caso no se usan estropajos metálicos ni abrasivos suaves, ya que rayan las superficies.

• Los marcos exteriores de las puertas y ventanas pueden sufrir la corrosión, visible cuando adquieren un color gris mate. Para eliminarla, hay que frotar el aluminio con un papel de lija (400), usando aguarrás como lubricante. Cuando esté seco, se aplicará un tapaporos de cromato. No se debe emplear nunca tapaporos con plomo o aluminio, ya que producen reacciones químicas que dañan la superficie.

El Pewter

Se llama pewter al aluminio colado y pulido que se utiliza para la fabricación de adornos. Por su capacidad para resistir el horno o la cocción directa sobre la llama, también se usa para realizar bandejas, fuentes y utensilios de cocina. Los objetos elaborados con aluminio colado han sido modelados en arena y después pulidos. Su superficie no es totalmente lisa, sino que tiene pequeños orificios e imperfecciones característicos del trabajo artesanal. Los objetos de pewter sólo se limpian con agua y jabón. No aceptan abrasivos ni limpiametales, ya que les hacen perder el brillo; lo mismo ocurre con algunos detergentes, por lo que no deben introducirse en el lavavajillas.

 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: