Después de una comida deliciosa, bien cocinada y presentada, ¿ qué puede sentar mejor que un buen café y una copa de algún licor? El alto contenido en alcohol de la mayoría de los licores y las hierbas que contienen muchos de ellos, para obtener su peculiar sabor, tienen un efecto beneficioso sobre el estómago lleno, ayudan a hacer la digestión y a relajar los nervios. 

Aunque conscientemente solo muy pocos de nosotros ingerimos licores por razones médicas, resultan ideales para terminar una buena comida. De encontrarse harto y soñoliento, uno pasa a un estado de paz y binestar, sin otra cosa en la menteque el recuerdo agradable de los manjares.

La mayor parte de las recetas más interesantes de la fabricación de licores son secretos celosamente guardados, algunos de ellos desde hace siglos. Esto incluye a dos licores muy famosos: el Bénédictine y el chartreuse, ambas recetas de propiedad de dos monasterios del norte de Francia.

Los legos en el asunto difícilmente pueden imaginar la rica combinanción de hierbas y frutas que los hacen tan deliciosos y fragantes.

Algunos de esos licores tan sabrosos:

Bénédictine

Se hace de acuerdo con una receta secreta por los mejores benedictinos en el monasterio de Fécamp, en Normandía (y bajo licencia en otras partes del mundo). Es dulce, fuerte y aromático.

Chartreuse

Otra receta secreta, original de un monasterio francés de la orden Cartuja, en Grenoble, Francia.

Crema de menta

Licor muy dulce, transparente o de color verde, con sabor de menta.

Crema de moka

Muy dulce, aromatizado con café.

Kummel

Su base es un aguardiente neutro muy fuerte, destilado de grano. Es transparente y se aromatiza con comino y alcaravea.

Curasao

Se puede hacer a base de coñac o de ginebra, con sabor de naranjas. El Grand Marnier y el Cointreau son dos tipos de curasao.

licores

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: