fotografia

El trastorno respiratorio que afecta a muchas personas en primavera que son alérgicas al polen es altamente molesto pues produce lagrimeo, picor en los ojos, mucosidad, estornudos y hasta conjuntivitis ocular. Esto se produce en personas que tienen hipersensibilidad y el organismo interpreta la sustancia inocua del polen como una amenaza. Hay diferentes tipos de polen pero el más frecuente es el de las gramíneas que se presentan entre abril y julio pero el mes más intenso es mayo.

fotografia

fotografia

Las personas que ya saben que son alérgicas al polen tienen que evitar frecuentar parques o espacios abiertos donde abunde la vegetación en primavera. Esto se puede complementar con un refuerzo del sistema inmunológico para potenciar las defensas. También es muy aconsejable cambiarse de ropa cada ves que se salga a la calle o se venga del trabajo pues aunque nosotros no lo veamos el aire lleva minúsculas partículas de polen que se impregnan en la ropa y acaban penetrando en la nariz con la respiración.

fotografia

fotografia

Existen vacunas contra la alergia al polen que tienen el objetivo de disminuir la hipersensibilidad que las provoca y producen un notable alivio, no obstante, esta vacunación se suministra siempre a personas que han sido diagnosticadas por el médico correspondiente. Para que estas vacunas sean recetadas el enfermo debe presentar rinitis, lagrimeo, tos, mucosidad, inflamación en los ojos, asma, etc. También existen una serie de remedios caseros que son más o menos efectivos depende del grado de hipersensibilidad que la persona presente.

fotografia

fotografia

fotografia

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: