El machismo por desgracia sigue siendo un problema para la convivencia en el ámbito familiar donde muchas mujeres ven como su autoestima va desapareciendo. Aunque mucho ha cambiado la mujer (sobre todo la española) accediendo al mercado de trabajo alcanzando mayor independencia, aún persiste en el panorama familiar, muchas pautas inequívocas de un machismo latente. El "no te pongas eso" o "esa falda no me gusta" son frases que la mujer con pareja suele escuchar algunas veces, teniendo la impresión de que es una reacción de cariño o preocupación por su aspecto y no de posesión y machismo. Nada más lejos. En un 50% las mujeres alimentan las ideas machistas cediendo a situaciones de posesión y es cuando el varón se olvida de que la mujer es una persona con la que se unió para compartirlo todo y no un animalito de compañia al que hay que adiestrar para complacerle en sus caprichos.

 

fotografia

La mujer suele caer en la tentación de pedir permiso para ir a una reunión de amigas o de compras con una vecina, etc. "Quería ir a este sitio, ¿te parece bien?, cuando en realidad lo que debería decir es : "Tal día salgo de compras" o "he quedado con unas amigas", pero nunca una pregunta para dar a entender que se está pidiendo permiso, pues es así como poco a poco, el varón comienza a sentirse dueño y señor del "cortijo" y de las personas que lo integran.

 

fotografia

Aún el hombre más liberal, el más intelectual o moderno, alberga pinceladas machistas que pueden aflorar en cualquier momento, por ello hay que evitar potenciarlas con posturas de sumisión o debilidad en el comportamiento con la pareja, para así exigir el respeto que toda mujer merece. Un matrimonio o cualquier tipo de unión en pareja es como formar una sociedad donde las dos partes tienen los mismos derechos. Unos derechos (por los que se ha luchado con firmeza) que pese a los cuales afloran con demasiada frecuencia los malos tratos y los que es peor las muertes de mujeres. Estos delitos son siempre cometidos por machistas que que han estado ejerciendo su dominio y al menor resquicio de rebeldía en la mujer, son incapaces de soportarlo y acaban cometiendo estos delitos que terminan algunas veces en el propio suicidio.

 

fotografia

Por ello, la mujer actual tiene una asignatura pendiente, que es la de hacerse respetar desde el primer día que una relación comienza y no dejarse llevar por el enamoramiento y arranque de pasión y doblegar sus costumbres o ideas, a las de la pareja, que es ya en el principio cuando nace en sentido de posesión que en un machista moderado puede ir creciendo. La madurez de la mujer de hoy, muchas veces con carreras, con buen nivel cultural, le proporciona una capacidad para el diálogo con el varón que las mujeres de anteriores generaciones no tenían, por lo que hay que sentarse con la pareja y hablar. En el diálogo, la exposición de las propias ideas, el intercambio de opiniones sobre como debe ser el futuro de una unión está el secreto de que se consiga una satisfactoria convivencia.

 

fotografia

La Tierra gira sobre un eje, un ejemplo de como una unión se debe basar en el eje de la comprensión y el respeto sin menospreciar a una de las dos partes de la pareja. No obstante, el machismo es un problema ancestral que las sociedades aún no han superado del todo y los que proporcionan medios a las mujeres con problemas no contemplan muchas de las problemáticas con las que se enfrentan hoy las mujeres. Por ello, depende en gran parte de la mujer desde un principio, si detecta algún insulto o algún tipo de violencia, debe poner fin a la relación puesto que siempre es mejor prevenir que tener que curar las consecuencias.

 

fotografia

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: