La libertad de expresión no tiene dueño

El 10 de Diciembre del año 1948 se aprobó en París, el documento de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, fue adoptado por la Asamblea de las Naciones Unidas, ONU

En su artículo 19, la declaración recoge lo siguiente:" Toda persona tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; el derecho incluye el de no ser molestado por las opiniones, el de investigar, recibir informaciones y opiniones, difundirlas sin limitaciones de fronteras, por cualquier medio de expresión.

En la actualidad existe un empeño desmesurado por parte de algunos sectores políticos y sociales de anular la libertad individual,y de adueñarse de algo que no les pertenece.

Los matices de la libertad de expresión

Cada uno hace la interpretación que considera oportuna sobre lo que dicen los demás, es libre de hacerlo.

Hay palabras que ofenden con demasiada frecuencia, sobre todo aquellas que van dirigidas hacía las creencias religiosas, pero son opiniones que en teoría deberían verse amparadas por la libertad de expresión, aunque resulten ofensivas para muchos, el problema está en que algunos, tienen la piel demasiado fina y les ofende todo lo que se dice. A su vez, también deberían estar amparados por la misma libertad de expresión ciertos comentarios considerados, machistas, homofobos, xenófobos o de cualquier contenido. Aunque también resulten ofensivos o sean de dudoso gusto.

Nadie dijo que la libertad de expresión fuera dulce y no tuviera ninguna espina, al fin y al cabo la libertad de expresión real, es la que dice aquello que no gusta oír.

La libertad de expresión, es un derecho fundamental del ser humano, y cómo tal trata de proteger a las personas de injerencias externas, de los poderes públicos e incluso en ocasiones de la ley. Si la sociedad no admite opiniones ajenas, está demostrando que en realidad no es una sociedad libre.

La libertad de expresión no tiene dueño

Ni entiende de ideologías, sean de derechas o de izquierdas, ni la pueden secuestrar los políticos, medios de comunicación, o los representantes de la justicia, ni tampoco puede hacerlo la sociedad.

 

 


La libertad de expresión no tiene dueño

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: