libertad

HACIA LA LIBERTAD ECONÓMICA

LIBERTAD ECONÓMICA Y ÉXITO FINANCIERO

El ÉXITO ECONÓMICO depende en gran parte de nuestra mentalidad. Si pensamos en pobreza, siempre seremos pobres. Sin embargo, si pensamos a lo grande, emprendemos el camino necesario hasta llegar al éxito económico que anhelamos. No es suficiente lamentarse de la situación económica o simplemente decir "quiero ser rico" y ya está. Si nos quedamos esperando al éxito sin hacer nada para conseguirlo, por sí solo nunca llegará.

Dicho de otro modo, si creemos que trabajando toda la vida de empleado nos haremos rico, simplemente veremos pasar la vida por delante de nuestros ojos sin poder realizar nunca todo aquello de lo cual tanto soñamos. Podemos trabajar 80 o más horas semanales. Aceptar dos o tres trabajos diferentes. Pero, tenemos nuestros límites. No somos capaces de trabajar las 24 horas los 365 días al año. El cuerpo está programado para descansar al menos un mínimo de horas diarias. Si no lo cumplimos, enfermamos y gastaremos lo poco ahorrado en consultas médicas y en medicinas. Entraremos en un círculo vicioso del que la única salida será la muerte. Y todo habrá sido en vano.

Si queremos alcanzar el ÉXITO ECONÓMICO, tendremos que reprogramar nuestra mente y dejar de perseguir las deudas y las facturas. Para ello, el primer paso es pararnos a analizar en qué situación nos hallamos actualmente. Analizar nuestros ingresos y gastos. ¿Sabes cuánto gastas? Convendrá realizar una lista de todos los gastos regulares que tenemos al mes. Luego, habrá que contrarrestar el o los ingresos que tenemos cada mes. El control estricto es imprescindible para conocer en qué punto nos hallamos. Siguiente paso: ¿dónde quieres estar? Una vez conozcamos dónde queremos estar, estamos listos para trazar un plan.

¿Cómo se traza un plan económico a futuro?

En primer lugar, hay que concienciarse de la situación actual para saber qué es lo que debemos cambiar. ¿Qué estamos haciendo mal? Conociendo nuestros errores, podemos trabajar en ellos para corregirlos.

1) Pagar las deudas (préstamos personales, tarjetas de crédito…)

2) Esto se consigue reduciendo los gastos y aumentando los ingresos.

3) No podemos trabajar día y noche. Pero, podemos poner a trabajar nuestro dinero. Sustituir nuestros ingresos activos por ingresos pasivos. Los ingresos activos son aquellos que obtenemos a cambio de un trabajo (p.ej. un empleo a media jornada o jornada completa). Los ingresos pasivos los aquellos que recibimos a medio o largo plazo a través de un plan de ahorro, inversiones, acciones… . Hay que poner a trabajar el dinero. Por supuesto, no todo el dinero del que disponemos, sino un cierto porcentaje del que podemos prescindir cada mes.

4) La mejor combinación es un ingreso activo y regular con unos ingresos pasivos a largo plazo. Para ello, es necesario adquirir un mínimo de conocimiento. Eso se consigue investigando, formándose y leyendo artículos, manuales y libros de economía básica. También podemos contar con la ayuda de asesores y profesionales de la banca acudiendo a ellos para pedir consejo.

Aparte de todo ello, es importante saber que no nos vamos a hacer ricos de un día para otro. Hace falta tener paciencia. Con un buen análisis, un plan de trabajo, una preparación y paciencia, se puede conseguir la libertad económico a medio o largo plazo. Pero, hay que ser consecuente y tener las ideas bien claras. Internet nos ofrece mucho material en materia de libertad económico y éxito en la vida.

La LIBERTAD ECONÓMICA no es algo exclusivo para los ricos. Muchos de ellos también fueron pobres alguna vez en su vida. Pero se forjaron su camino para alcanzar el éxito económico. No hay restricciones de edad, ni género ni raza. La diferencia reside dentro de nosotros. “Dime como piensas y te digo de qué billetera dispones.” Todo erradica en cambiar nuestra forma de pensar. No seas más esclavo del dinero.

Hacia la libertad económica

libertad

libertad

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: