Situación de la comunicación.

La relación entre prensa y ejército en Estados Unidos se estrechó en la Primera Guerra Mundial.

Hoy, al tiempo de producirse la tragedia del 11 de septiembre, la TV fue la mejor fuente de información por la cobertura que se le dio a los acontecimientos. Pero al producirse el discurso del presidente Bush ante el congreso, el 20 de septiembre (mas el ya mencionado “ministerio de desinformación y propaganda”) las cadenas estadounidenses tomaron un tono patriótico haciendo que la información perdiera terreno en beneficio de la propaganda. Se produjo un sobresalto de “civismo” en los titulares con que los canales abrían sus emisiones. Por ejemplo encontramos: “la nueva guerra de América” o “en guerra contra el terror” o “América contraataca”.

En las torres gemelas fallecieron entre cinco mil y seis mil personas y las imágenes nunca aparecieron. Quizás sea bueno no transmitir los padecimientos. Pero uno se pregunta ¿cuándo los muertos son en Sarajevo o Latino América? ¿Por qué entonces si las cámaras captan escenas desgarradoras?

Acontecimientos terribles ambos, Solo que vistos en ópticas diferentes ¿Censura u “opción editorial”?

Esto consigna como las autoridades filtran y editan imágenes que luego se les proporciona a los terroristas. Esto da cuenta de cómo la guardia nacional impide el paso y trabajo de fotógrafos y reporteros en el área del desastre.

Esto sucede por que, en esta época, para el gobierno estadounidense el contenido principal de lo que se comunica no viene en imágenes sino en palabras.

Debido a este sentido de patriotismo que los propios medios se han encargado de subir al pedestal más alto de la integridad humana norteamericana se produjeron varios despidos de periodistas que tenían una opinión distinta a la que prevalecía y prevalece popularmente en estos días en estados unidos. El caso de Ron Gutting despedido sin formalidades del principal diario del estado de Texas o de Bill Mahler a quien los dos patrocinantes de su programa (Federal Express y Sears) retiraron su publicidad. En estos despidos y boicots se puede ver la vía a la autocensura y a la falta de crítica en la prensa.

Los problemas del tratamiento televisivo del terrorismo plantean a las democracias liberales demuestra lo que se podría llamar una falsa diversidad en el tratamiento de esta información en programas noticiosos. Algunos programas son relativamente cerrados y funcionan dentro de los límites fijados por la perspectiva oficial. Otros son más abiertos y dejan sitios a opiniones alternativas o contrarias.

La controversia no es equilibrada. Los programas abiertos se emiten con mucha menor frecuencia que los cerrados y alcanzan menores audiencias

Asimismo las cadenas acataron la orden de no transmitir discursos de Osama Bin Laden, mientras la Casablanca estrecha aún más los filtros informativos no solo para los medios sino incluso entre los miembros del congreso a los que implícitamente acusó de filtrar a la prensa el inicio de los ataques el domingo 7. Así el martes 9, la CNN anunció pero no transmitió un nuevo video con un mensaje de la organización Al-Qaeda difundido por Al-Jazeera y único contrapeso mediático en esta guerra de propaganda cuya señal puede ser vista incluso en Estados Unidos y Canadá.

En esta subordinación ideológica la televisión latinoamericana se ha sumado al coro belicista reproduciendo los mismos esquemas de manipulación y propaganda de los corporativos estadounidenses.

Por otra su parte, la cadena Al-Jazeera, que transmite desde Qatar, es la única que tiene acceso a las zonas de combate y prevé el punto de vista de los talibanes y del mundo árabe. En otras palabras: La información desde este punto del planeta está coartada para cualquiera que no profese la fe islamica.

La opinión pública en Estados Unidos y en todo el mundo, las organizaciones de periodistas, la FIP misma (ahora) están dando la batalla de las ideas, como dijera el presidente Fidel Castro en una reunión de periodistas latino americanos y del caribe recientemente celebrada en la Habana, para contrarrestar los intentos del poder por limitar el acceso a la información y las libertades civiles, entre ellas el trabajo periodístico.

De manera particular la FIP (Federación Internacional de Periodistas) condenó a los gobiernos que pretenden manipular y censurar a los medios de comunicación y advirtió como los legisladores de diversos países del mundo están emitiendo leyes contra el terrorismo en detrimento de las libertades civiles y de prensa.

Durante el congreso que este organismo realizó en Estocolmo del 19 al 21 de Octubre, este organismo mundial, que reúne a mas de quinientos mil periodistas del mundo, denunció que particularmente en Canadá, Estados Unidos, Gran Bretaña, Australia, Francia, Rusia y los países de la Unión Europea hay una prisa preocupante por legislar y aprobar nuevas reglas en materia de intervenciones telefónicas, vigilancia policíaca, y control de la correspondencia por internet que violan garantías individuales y colectivas.

Estas disposiciones representan amenazas potenciales para el ejercicio periodístico, las libertades y derechos de los trabajadores del medio de comunicación.

 

--------------------------------------------------

Fuentes

 

La crisis del derecho a la información después del 11 de septiembre (Derecho a la información cátedra: Eduardo Luis Duhalde)

La información internacional en la prensa latinoamericana (José Carlos Lozano)

Teoría Jurídico- Política de la comunicación (E. Duhalde / L. Alen – Eudeba)

La guerra mediática – Propaganda, desinformación y censura (Gerardo Albarran de Alba – fesmex)

Una gran voz, a su servicio (Iñaki Zabaleta Urkiola – Kazetariak, Boletín de la Asociación de Periodistas de Bizkaia)

El 11-S, cinco meses después (James Petras – IEspana)

América al frente de los medios de comunicación (Sonia del Valle – fsmex)

Influencia de los medios de comunicación en la opinión publica (Inés Escudero Sánchez – Madariaga European Fundation, Marzo 2002)

¿Quién Gobierna el Mundo? (James Petras – rebelion)

El verdadero eje del mal (Ignacio Ramonet – Le Monde Diplomatique)

La verdad, aunque duela (Pedro Ontoso – Kazetariak, Boletín de la Asociación de Periodistas de Bizkaia)

Onda expansiva de patriotismo (Juan Ramón Romero – Kazetariak, Boletín de la Asociación de Periodistas de Bizkaia)

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: