fotografia

Se asocia el nacimiento del vampirismo en Transilvania pero lo cierto es que ya existía desde mucho antes un personaje que se presumía que era un vampiro y sembró en la comarca de l´Empurdá el miedo y el terror. Esta historia escalofriante se desarrolló en el año 1212 cuando los reyes de Cataluña y Aragón, junto con varios nobles decidieron echar definitivamente  a los musulmanes que aún quedaban en la comarca y se desencadenó una gran batalla  que ha pasado a la historia como la "Batalla de las Navas de Tolosa".

fotografia

Ya desde tiempo atrás, un noble se había distinguido por su feroz lucha contra los moros en el reino de Valencia y se le consideraba un héroe por sus azañas. Se llamaba Guifredo Estruch. Cuando los musulmanes fueron derrotados, los que habían destacado en su lucha fueron premiados y este caballero valenciano recibió un pequeño feudo en el norte de Gerona, en Llers, y el título de marqués.

fotografia

Esta parte de Gerona y la comarca donde estaba el castillo de Llers era conocida por su relación con la brujería por lo que recibió el encargo del  Rey Alfonso I "El Casto" y el Obispo Guillermo Torroja que se encargara de erradicar la brujería y el paganísmo de la comarca. Se casó con una dama de la zona pero esta murió muy pronto de forma misteriosa lo que le hizo odiar aún más a los que practicaban brujería. Mando ejecutar un grupo de mujeres que presuntamente practicaban rituales satánicos y mientras estas se quemaban el la hoguera le maldijeron diciéndole que no tendría paz ni vivo ni muerto.

fotografia

Muy poco tiempo después, el Conde Estruch murió y se creyó que fue envenenado coincidiendo su fallecimiento con el desencadenamiento de una terrible peste que pudo ser el cólera que en aquel tiempo transmitían las ratas. Murieron muchas personas y animales y al mismo tiempo varias jóvenes desaparecieron para encontrarlas después con síntomas  se haberles succionado la sangre. Por la maldición que le hicieron las brujas al quemarse, se empezó asociar al conde con las mujeres encontradas y empezó a correr la leyenda de que regresaba de la muerte y por la noche se alimentaba de sangre.  

fotografia

Como hasta el cura creyó que era el Conde el que mataba a las mujeres, el pánico y el miedo se apoderó de todo el pueblo, así que llamaron un monje del pueblo vecino que tenía grandes dotes isotéricas para que realizara un trabajo que permitiera al Conde Estruch regresar a la muerte y descansar para siempre, deshaciendo así la mandición de las brujas muertas en la hoguera. No existen documentos sobre el Conde pues el castillo de Llers donde residía fue utilizado de polvorín en la Guerra Civil Española y se destruyó casi por completo conservándose solo sus ruínas. 

fotografia

fotografia

Algo muy fuerte debió ocurrir en este pueblo para que la leyenda se haya transmitido de padres a hijos después de tanto tiempo y el Conde Estruch sea recordado para siempre como el personaje que por una maldición, combió su vida de hombre valiente por un tenebroso y horrible no-muerto.  Se comenta también en el lugar que si Bram Stoker hubiera tenido conocimiento de la leyenda del Conde Estruch, la historia del Conde Drácula quizá no hubiera empezado en Transilvania, hubiera empezado en l´Ampurdá.

fotografia

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: