La Iglesia anda a la greña con el Partido Popular por la reforma de la ley del aborto ya que por lo visto la considera escasa y que no se ajusta a lo que se esperaba de un partido que favorece las manifestaciones en contra de las practicas abortivas y defiende el derecho a nacer de los hijos no deseados. El cardenal arzobispo de Madrid y presidente de la Conferencia Episcopal, Antonio María Rouco Varela, ha manifestado que los proyectos del Partido Popular sobre la modificación del aborto le parecen insuficientes justo cuando Gallardón, (ministro de Justicia) ha dicho que la malformación del feto no será motivo para la interrupción del embarazo. 

fotografia

fotografia

Rouco Varela quiere aún más, ve insuficiente la ley del aborto, no quiere las bodas gays y quiere potenciar la religión en las escuelas y por todo ello se muestra crítico y enfadado pues esperaba que el Partido Popular fuera más duro, impenetrable, como las normas que rigen en la fe cristiana (que no las cumplen ni ellos). "No se trata de privar a nadie de sus derechos, ni tampoco de ninguna invasión legal del ámbito de las opciones íntimas personales. Se trata de restituir a los españoles el derecho a ser expresamente reconocidos por una ley como esposo y esposa; se trata de recuperar una definición legal del matrimonio que no ignore la importancia de una de las instituciones más decisivas para la vida social; se trata de proteger adecuadamente un derecho tan básico de los niños como el de tener una clara relación de filiación con un padre y una madre, o el ser educados con seguridad jurídica como futuros esposas y esposos", ha explicado Rouco Valera. En definitiva, quiere que se anulen los matrimonios de parejas homosexuales.

fotografia

fotografia

La iglesia se aferra a lo de siempre y no avanza un gramo. Quiere que los óvulos fecundados nazcan si o si, aunque sean producto de violación y que la enseñanza sea de religión Católica Apostólica y Romana obligatoria "como Dios manda". En una sociedad multiétnica como la actual hay otras muchas religiones pero él parece no enterarse.

fotografia

fotografia

Con la modificación de la ley del aborto, Gallardón da muchos pasos atrás que solo favorecerán a clínicas privadas y a que mujeres de buen nivel económico vayan abortar a Londres o París y que las mujeres sin recursos tengan que recurrir a practicas clandestinas como en tiempos pasados, corriendo el riesgo de morir en manos de inexpertos y desaprensivos. La reforma de la ley de Gallardón no contenta a nadie pues se quiere privar a la mujer de su derecho a decidir sobre tener o no un hijo discapacitado sin hacer leyes que protejan a estos niños que llegan al mundo con malformaciones a sufrir y los condenan a carecer de los medios más elementales de protección en una sociedad que como medicina recomienda de la mano con la Iglesia, que rezar es la solución. Polémico tema es este de la ley del aborto, donde muchas voces claman en las manifestaciones "si a la vida" llevados por una falsa morar de todos conocida.

FOTOGRAFA

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: