Letizia vestida de negro

Muchas mujeres toman nota de los modelitos de las celebridades para elegir atuendo para las fiestas más destacadas. Una de esas celebridades es la Reina Letizia. Mi hermana, por ejemplo, siempre recorta en las revistas sus fotos para copiar algún modelito de diseño caro con la ayuda de la modista del barrio. Mi madre hacía lo mismo cuando nosotras éramos pequeñas.

Letizia es como esas mujeres que no saben qué ponerse y quitan del fondo del armario un atuendo negro y se viste de lujo hasta cuando la ocasión invita a apostar por un look más festivo. Letizia vestida de Reina de la Navidad  es una Letizia de negro que se recoge el pelo en un moño para el cual no da mucho el largo de su corta melena. Sólo los pendientes ponen algo de alegría a un look más propio de un entierro que de un evento en el que aplauden todos los asistentes.

Letizia vestida de Reina da para poco comentar últimamente. La esposa de Felipe VI apuesta tanto por el color negro que aburre. No sé de dónde a quitado esa moda fúnebre en tonalidades. Tal vez se nos inspira en la crisis económica que no deja que las economías domésticas de este país sean felices.

No se puede decir que Letizia sea la Reina de la Navidad. No al menos de esas fiestas navideñas en las que la felicidad se mete en los dulces hogares aunque sea con metecorchos. En una de esas fiestas si nos entra Letizia con un mono en seda cady negro que lleva el escote halter troquelado y bordado en un buen cristal de Swarovski, con pata de elefante de su fiel diseñador Felipe Varela, se nos vendría la alegría abajo. El negro no es un color para una fiesta. Letizia, con ese atuendo tan negro, va vestida de Reina de la Navidad Triste.

No te recomiendo, amiga mía, vestirte de negro en Navidad. Apagarías la fiesta. En vez de convertirte en una Reina de la Navidad feliz, te convertirías en una Reina de la Navidad triste.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: