ZIMBAUE PIDE JUSTICIA POR EL LEÓN CECIL, al que el estadounidense Walter Palmer fue a cazar ilegalmente

león Cecil

Las autoridades de Zimbaue, en concreto el Ministerio de Medio Ambiente, parece no querer quedarse quieto ante los acontecimientos en los que Walter Palmer, dentista de los Estados Unidos, se enfrenta al peso de la ley al otro lado del globo, donde la ministra Oppah Muchinguri a pedido a los EE.UU. la extradición a Zimbaue del dentista asesino del león conocido como Cecil.

Los abogados del dentista se esforzaron por argumentar en su defensa que las cárceles del país están consideradas como "un agujero" para el periódico Zimbabwe Independent, pero cada vez parecen tenerlo más difícil ante el empeño Zimbauense.

El dentista Walter Palmer afirma que pagó 50.000 dólares por la caza del animal, desconociendo que se tratase de un símbolo nacional de Zimbaue, y reitera haber sido engañado por sus guías Theo Bronkhorst y Honest Trymore quienes, por su parte, fueron detenidos y puestos en libertad tras pagar su fianza: 1000 dólares.

Algunos detalles que cabe destacar son el método utilizado por este dentista para cazar al león, pues no se limitó a asesinarlo, sino que optó por un método bastante más lento y doloroso:

  • En primer lugar, disparó con un arco desde una distancia prudente, atravesando al animal con la flecha.
  • En segundo lugar, esperó toda la noche a que el león se desangrara, para luego ir y obtener su presa, con cuyo cadáver posó triunfante y orgulloso.

león Cecil

'EL LEÓN CECIL ERA UN SÍMBOLO NACIONAL DE ZIMBAUE'

 

 

 

Está claro que en el mundo hay muchos tipos de personas, y muchas de las que viven y disfrutan de “una sociedad civilizada“ demuestran que, pese a tantos años y años de evolución; se han quedado obsoletos.

Pero... por supuesto, no es la primera vez que nuestro amigo decide ir a matar por placer, aquí un par de muestras:

Walter Palmer

Walter Palmer

Walter Palmer

Son muchas voces las que afirman que, aunque el tema legal en Zimbaue tiene un gran número de lagunas, defectos y corruptelas, se ha dado un paso hacia adelante en la lucha contra la caza ilegal en todo el mundo, y, lo que resulta mucho más llamativo; la propia gente ha impartido su particular justicia bloqueando y haciendo escarnio público de la figura de este dentista aficionado a arreglar caries, viajar y, ¿porqué no? Matar con la sangre fría de un animal, pero sin ningún tipo de necesidad en ello.

Ahora, el placer de la sangre y la muerte se tornan contra nuestro dentista, que se descubre ante las cuerdas, arrinconado por un rival que ha vuelto desde el «Más Allá» para atormentarle. A veces, sí existe un cierto ápice de justicia.

León Cecil Walter Palmer

León Cecil Walter Palmer

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: