Lentejas, si las quieres las comes, si no las dejas, pero... ¿Y como se preparan? Mucha gente piensa que es un plato complicado de preparar cuando en realidad es uno de los más sencillos: no requiere ingredientes complicados, se pueden hacer otras cosas a la vez pues no hay que estar pendiente de la cazuela, si se tiene prisa, en una olla a presión están listas en 15 minutos. Vamos, que todo son ventajas.

Los ingredientes necesarios son:

  • 1/4 kg de lentejas
  • Chorizo para guisar
  • 1 hueso de jamón
  • 1 cebolla
  • 2 zanahorias
  • 2 patatas medianas
  • 2 dientes de ajo
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Pimentón
  • Sal y pimienta

Otra ventaja de las lentejas es que estos ingredientes pueden variar en función de lo que tengamos en casa, pudiendo prescindir de las patatas o zanahorias, sustituir la cebolla por puerro, poner jamón serrano en tacos en lugar de chorizo...

 

La elaboración es de lo más sencillo:

Se pone en una cazuela un buen chorretón de aceite de oliva y se deja que se caliente a fuego medio. A continuación se añaden las lentejas y se rehogan un poco. El chorizo, que se habrá partido previamente en trozos del tamaño deseado, se añade, dejando que vaya soltando la grasilla que le dará ese color característico. También se añaden los dos dientes de ajo.

La cebolla se parte en dos (o en cuatro si es muy grande) y se añade, al igual que el hueso de jamón. Las zanahorias y las patatas una vez peladas y troceadas se añaden. Los trozos de patata deben ser bastante grandes y los de zanahoria medianos o pequeños para que se hagan a la vez.

Se le da unas vueltas a todo, sin subir el fuego. Se añade sal y pimienta al gusto. Aunque este plato es bastante soso, el hueso de jamón y el chorizo ya contienen sal por lo que se debe de tener cuidado de no pasarse, más vale añadir a última hora una vez lo hemos probado.

Se cubre de agua, suficiente para que cubra todo o incluso un poquito más, se tapa y se deja cocer durante unas dos horas.

Si tenemos olla a presión, se cierra, se pone a fuego lento y desde que la olla esté a la temperatura adecuada, en unos 15 minutos el plato estará listo.

 

Presentación: se deben servir bastante calientes. El hueso de jamón se retira de la olla pues ya ha dado el sabor que tenía que dar. Las cebollas se pueden retirar también si se desea, aunque también pueden servirse. Se puede aliñar con una cucharadita de vino de Jerez o si no se tiene, con una de vinagre (cuidado de no pasarse!)

 

Notas: si uno se despista puede ser que las lentejas se le agarren al fondo de la olla quemándose. En este caso, lo importante es NO rascar el fondo. Se debe coger la olla y volcarla, sin rascar, sobre otra, dejando que la parte pegada, se quede en la olla que se nos ha quemado. De esta manera salvamos el plato, aunque posiblemente coja un pelín de sabor a quemado. Si se rasca, prácticamente se pueden tirar a la basura.

 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: