En una conversación las personas nos comunicamos, unas con otras, mediante palabras. Compartimos nuestras ideas, puntos de vista; en definitiva todo lo que queremos transmitir. Pero ¿alguna vez habéis pensado que esos no son los únicos mensajes que enviamos a la persona que tenemos enfrente?

Nuestro cuerpo nos delata. Al mismo tiempo que por nuestra boca salen las palabras que queremos comunicar, por nuestro cuerpo, otro mensaje es enviado al mismo tiempo. Un mensaje que no siempre deseamos transmitir. Este no utiliza palabras, ni frases. Se construye mediante gestos, movimientos o posturas que adoptamos en cada momento. Enviamos información de forma inconsciente, y también, nuestro interlocutor nos la envía a nosotros.

Aprende que quiere decir cada mensaje.

Es sencillo conocer si la persona que tenemos delante está interesada en el tema que tratamos, si por ejemplo siente desconfianza hacia nosotros, si se encuentra cómoda o incómoda, etc.

Estos indicadores juegan un papel muy importante en los juegos de seducción, y también se deberían entrenar antes de afrontar una entrevista de trabajo, ya que, por ejemplo nadie querría transmitir inseguridad o abatimiento cuando se está jugando ser contratado.

Algunos gestos y sus significados:

Caminar erguido: Confianza y seguridad en uno mismo.

Caminar encorvado o con las manos en los bolsillos: Introvertido, abatimiento.

Tocarse el cabello: Falta de confianza, inseguridad. También puede entenderse como coqueteo, provocación discreta.

Inclinar la cabeza: Atención.

Frotarse las manos, mirar el reloj: Impaciencia.

Palma de la mano abierta: Sinceridad, inocencia.

Entrelazar las manos: Autoridad.

Rozarse la nariz: Dudar o mentir.

Cruzar los brazos: Actitud defensiva.

Al sentarse colocar ambos pies en el suelo, con el cuerpo ligeramente inclinado hacia delante: Tranquilidad, control.

Cruzar la pierna en un ángulo de 90º al nivel de la rodilla: Ambicioso, competitivo.

Mantener las manos visibles: Transmite que no ocultamos nada.

Mirar a una persona con frecuencia: Tiene implicaciones sexuales.

Tocar demasiado a una persona: Puede significar; un grado de alto egoísmo (nunca amor o deseo)

Tono de voz bajo: Inseguridad, poca capacidad de decisión.

El puño cerrado: Revela tensión.

Las parejas que se tocan constantemente en publico expresando amor: Es una manera de comunicar precisamente la inseguridad que amenaza esa relación.

 

Hay muchos más gestos, posturas o tonos de voz que determinan nuestro estado de ánimo, nuestro sentimiento hacia la persona o situación que se nos presenta en ese momento.

¡Vigilar los mensajes que no salen de vuestra boca!

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: