amoroso

¿TU LENGUAJE AMOROSO LO COMPARTE TU PAREJA?

Hay un interesante estudio realizado en los Estados Unidos sobre matrimonios bien avenidos y funcionales como tales en sus estados. Ahí se determinaron cinco lenguajes diferentes de amor, de uso en las parejas. En mayor y menor grado, para comunicar sus sentimientos.

1.- expresiones y manifestaciones de aprecio, reconocimiento y admiración, también denominadas caricias verbales, en las que valoramos frecuentemente, las opiniones, acciones y emociones de nuestra pareja. No es cosa de magnificar ocasionalmente alguno de sus logros o virtudes, es más bien recrear un hábito de reconocimiento de sus características en general. Más se siente reconocido y querido (a), aquel que se valora, que aquel a quien se ignora o desestima. Fíjense un plan de seis meses con esta modalidad y observarán los resultados.

relación

2.- Actos solidarios. Hay quienes se sienten más amados, cuando; sus parejas les prestan asiduamente colaboración y solidaridad en los quehaceres o responsabilidades matrimoniales, y por contraparte al percibirse sobrecargadas de tareas y sin ayuda, lo traducen como desamor. ¡Asume ciertas tareas para ayudar a tu pareja, incondicionalmente de la clásica postura masculina o femenina! Imagina por un momento como has de sentirte, si realizando varias tareas a la vez, tu pareja se dedicara a ver TV o estar conectado (a) a internet, mientras que tú estás sudando la gota gorda.

3.- Contacto físico. Las caricias mutuas, besos y abrazos dependen de cada pareja. Su frecuencia es variable, pero generalmente, es un aditivo esencial que fortalece a la pareja y privilegia el deseo de compartir más. Sucede a veces, que mientras la esposa siente predilección por este lenguaje como muestra de amor, el marido se sienta mejor cuando; le admiran y reconocen verbalmente sus éxitos y responsabilidades. Por cierto; es primordial identificar la inclinación afectiva de cada quien.

4.- Estado de tiempo. Compartir asiduamente conversaciones honestas con tu pareja, sin desvíos ni interrupciones. El intercambio de ideas y sentimientos, mirando lealmente a los ojos (como en el noviazgo), con la intención de situarse en su lugar y comprender. Olvida tu presunción a tener siempre la razón e imponer tu opinión. Escucha llanamente con todos tus sentidos lo que intenta decirte. Más allá de las palabras, siente sus emociones. Ver TV, cine, o estar conectado (a) a internet, esto no significa calidad de tiempo. No están en sintonía emotiva aunque así; parezcan compartir el mismo sitio y la misma actividad recreativa.

parejas

5.- Dar regalos. Desde todos los tiempos, la costumbre de dar presentes, se ha constituido como una muestra de aprecio, e incluso como una demostración afectiva, incluso mejor cuando es de manera sorpresiva. Por supuesto tal detalle implica dos factores importantes; que sea importante para el homenajeado y con frecuencia. Lejos de sentirse ignorada la pareja se siente apreciada y distinguida. Sin embargo, es preferible hacerlo en momentos de franca armonía. Así te evitas la etiqueta aquella de que estás afecto o reconciliación con algo material.

Los regalos no te evitarán confesión de tus ni compensación por el dolor causado. No es válido esconder mentiras ni infidelidades mediante regalos. Solucionar primero y regalar después. Cuando has lastimado a tu pareja, debes compensar con una explicación a fondo y una reparación del daño propiciado (no aplica hacerlo con algo material), sino con cambios sinceros que favorezcan la relación.

Como cuestión importante en la buena marcha de convivencias maritales es el arrepentimiento. No implores perdón a menos que estés realmente arrepentido. Nos habituamos a pronunciar la palabra , lo que implica que estamos reconociendo algo así como tropezar con una persona en la acera o un error al pagar en una tienda. Un daño emocional causado por nuestro comportamiento, puede costarnos años de incertidumbre, angustia, insomnio, malestar y desconfianza recíproca.

Su recuperación puede basarse en meses, años. Luego entonces; como pedir una absolución de ipso facto, por tan solamente expresar una disculpa. Inclusive, es hasta de mal gusto, y presuntuoso pensar en una solución a corto plazo. Arrepentirse conlleva a decir toda la verdad, sobre las faltas cometidas, según las ofensas inferidas a la pareja lastimada. Esconder información comprometedora u omitirla, con el pretexto de evitar más discusiones y heridas, solo mantiene viva la crisis porque; ya hay sospechas y contradicciones.

Hay que repetir hasta la saciedad que; una reconciliación auténtica requiere para comenzar de una confesión completa, seguida de arrepentimiento profundo (sentir el dolor causado como propio) y reparar el daño, a satisfacción de la pareja afectada. Recréate en los momentos de plenitud vividos con tu pareja, reviviendo aquellos gestos y acciones que hicieron especial, las veladas románticas y les encuentros sentimentales vividos.

mancha1

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: