lenguaje

La lengua como sistema de comunicación verbal

 

La lengua es el instrumento que tenemos para expresar verbalmente lo que pensamos, creemos, sentimos o experimentamos.


Es una cualidad compleja de definir las cosas que nos diferencia a los seres humanos de los animales que, obviamente tienen su propia forma de comunicación, pero bastante más limitada.

La comunicación juega un papel muy importante en la sociedad actual y es fundamental dominar bien al menos una lengua para poderse expresar no solo correctamente, sino que el mensaje sea expresado de manera comprensible para aquellos que reciben el mensaje.

Un ejemplo práctico:

Un paciente llega con una infección importante al servicio de urgencias de un hospital. Lo habitual es realizar varios exámenes al paciente o al menos un hemograma (analítica de sangre completa), el facultativo (médico en este caso) le pone el primer tratamiento para frenar la infección y reducir los riesgos. Este tratamiento, posteriormente, puede ser sustituido por orden del especialista si éste lo ve conveniente. El antibiótico por excelencia que se suele administrar en muchas ocasiones es la penicilina o un derivado de ella. Este antibiótico tiene un inconveniente y es que muchos pacientes son alérgicos a este medicamente, lo cual dificulta un poco la labor al médico.

El que haya vivido una reacción alérgica severa, conoce la importancia de advertir la existencia de la intolerancia a un medicamento. Y, ¿si el paciente es inconsciente? ¿Mudo? ¿Extranjero que no entiende el mismo idioma? Ahí comienza el dilema. Hacen falta intérpretes y familiares que conocen al paciente para poder advertir a tiempo al personal sanitario.

Este ejemplo es de vital importancia, porque en una comunicación comprensible, exacta y concisa puede estar envuelta la vida de un individuo.

Lenguas diferentes

Por el contrario, hay otros ejemplos no tan dramáticos y con una connotación más graciosa que en ocasiones alegran el día. Estas experiencias quedan como una anécdota que contar. En este caso, se trata de la comunicación entre personas de diferentes países y lenguas.

La persona es un ser social y necesita comunicarse. Un tema muy estudiado y discutido en la Filosofía, por cierto. El cerebro humano, un órgano muy complejo capaz de retener una gran cantidad de palabras, aprender diferentes idiomas, recordar imágenes y reconocer señales. Aunque hace diferencias entre las humanidades y las ciencias. Mientras un matemático piensa en números, el físico lo hace en fórmulas. Pero aquellas personas que aprenden varios idiomas, cuidan más la forma de expresión, porque sabrán por experiencia que una cosa que se diga en un idioma concreto, no se puede decir de la misma forma en otra lengua. Hay que buscar la forma correcta de comunicarlas. De ahí, la traducción literal no es aconsejable.

Experiencias – anécdotas

En una ocasión, una amiga, extranjera, trabajó en la recepción de un hotel en una zona turística. Una mañana llega un joven con una mercancía en cajas grandes y le pregunta dónde depositarlas. Pues, ella le quiso dar unas indicaciones y, señalando a un depósito, le quiso decir que pusiera los cajones ahí. Cuando se lo dice, invierte la palabra cajones sustituyendo la vocal a por otra, la o. Lo dicho, dicho está. Pero en este momento, ella evidentemente no sabía ni dónde meterse.

¿¿¿“¡Yo no hablo inglés, soy mujer!”???

Esa respuesta tan elocuente la he recibido en una ocasión.

Hace como dos décadas, por un asunto que no me acuerdo ya, tuve que acercarme a una oficina específica. Al tomar los datos, nombre y apellido, le comenté a la señora de turno ese día así por encima que las tres consonantes sch en el idioma alemán, cuando van seguidas en ese orden, se leen como sh en inglés (ship = barco). Nada más que eso, recibí la respuesta citada arriba.

En ese momento, me quedé congelada como quien busca la lógica de tal enunciado. Hasta el día de hoy aún me pregunto: ¿por ser mujer no tengo por qué hablar idiomas?

En cualquier caso, considero que la comunicación es un instrumento muy importante y no hay nada que no se pueda hablar, explicar o definir. No obstante, como última pregunta retórica: ¿Hasta dónde llega la necesidad humana de comprender un pensamiento?

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: