mensaje a las drogas

En la lucha antidroga muchos gobier­nos han invertido millones de dólares, en espe­cial Colombia, sin obtener resultados significa­tivos, lo cual afecta el crecimiento económico, social y humano. Los resultados negativos han alimentado en algunos países la intención de llevar a la legalidad el tratamiento y uso de las drogas ilícitas; para algunos es una idea des­cabellada, para otros una opción consecuente con lo fatídico que se ha vivido en torno a este flagelo mortal que acaba con los mejores pro­pósitos y proyectos de vida, como dice el titulo " LA LEGALIZACIÓN NO TIENE CORAZÓN"

Pensar en una posible legalización en Colombia es darles a los llamados capos un es­tatus de grandes empresarios que aportarían y garantizarían al gobierno millonarios impuestos pero posiblemente perdería el apoyo de muchas naciones que han puesto una cuota de sacrifi­cio económico, social y político a esta causa que ya es común.

La legalización es una solución viable desde un punto de vista político, ahora bien ¿Qué pasaría con nuestra sociedad? Sería di­fícil dar una respuesta a una situación tan com­pleja teniendo en cuenta que ya se han tenido casos como el del alcohol y el cigarrillo que le han dado al gobierno excelentes dividendos pero que han traído graves consecuencias al interior del principal núcleo social como lo es la familia.

Se ha perdido mucho dinero e igualmen­te mucho potencial humano a causa de las dro­gas ¿Qué más se podrá perder? ¿Le importará al gobierno que la juventud continúe sumida en un consumo posiblemente legalizado? Tendríamos entonces un país con muchos ingresos pero sin ética y sin moral.

Luego de muchos años de malas experiencias con la política actual, y tras un análisis detallado de las consecuencias no deseadas de prohibir el consumo y la venta de substancias que la gente quiere, es necesario que lleguemos a la conclusión de que las drogas deberia ser legalizadas si no queremos seguir el camino autodestructivo al que nos está conduciendo la prohibición moderna.

En conclusión,  la mejor opción para aca­bar con la droga posiblemente no está en legalizarla, debemos pensar en otras opciones, si no queremos una so­ciedad enferma o ¿más enferma? Por lo tanto los gobiernos que piensan optar por esta decisión se equivocan. Primero está nuestra integridad huma­na antes que cualquier estrategia política. El abuso de drogas es un comportamiento que se puede prevenir. Sin embargo, los efectos prolongados de las drogas en el cerebro pueden llevar a la drogadicción, la cual es una enfermedad crónica y recurrente del cerebro. Para cualquiera adicto a las drogas, la necesidad compulsiva de consumir drogas puede ser irresistible. Puede afectar todos los aspectos de la vida de su hijo y de su familia.


abajo las drogas

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: