leche materna

En el transcurso de la historia y hasta nuestros días existen las llamadas “Nodrizas”, que son personas que por alguna circunstancia ofrecen leche materna a un bebé que no es suyo, ya sean tías del bebé o hasta abuelitas, situación que se da también en bebés adoptados. Por increíble que parezca sí es posible y cada vez se suman más mujeres a esta buena obra.

Como sabemos la leche materna es la mejor que puede existir en el mundo para amamantar a un bebé ya que les proporciona múltiples ventajas nutritivas; además de que el contacto físico con la madre les brinda seguridad, placer y consuelo, por ello es de mucha importancia difundir esta práctica sean o no las mamás de los pequeños.

mama adoptiva

mama adoptiva

mama adoptiva

mama adoptiva

¿Cómo lograrlo?

Para lograr que la glándula mamaria produzca leche se necesita la succión del bebé, mucho amor, mucho apego, dedicación, pero sobre todo alimentarse muy bien y tomar bastante agua. Toma en cuenta que debes tener paciencia para conseguirlo, es poco a poco.

Lo que pasa en tu cuerpo es lo siguiente: A través de la estimulación del bebé se provoca la secreción de la hormona prolactina, el crecimiento de los alvéolos secretores y la producción de leche, lo mismo que pasa en madres biológicas, sólo que en su caso el cuerpo se va preparando con anticipación a través del embarazo.

Toda mujer que está en edad fértil atraviesa cambios en su cuerpo cada mes, incluyendo cambios en las glándulas mamarias, como si éstas se prepararan para amamantar, por ello la naturaleza divina ayuda en la producción de leche.

Te sugiero que pases tu pezón al lado de la boquita de tu bebé quien pronto lo atrapará y comenzará todo como un juego para él en lugar de chupar sus deditos. Apóyate en un principio con leche de fórmulas.

Si vas a adoptar prepárate lo antes posible. Existen técnicas para hacerlo como, por ejemplo:

Date uno ligero masaje en las glándulas mamarias. Toma tu mano derecha, con toda la palma da un ligero masaje suave en tu seno izquierdo, de arriba hacia abajo empuja suavemente hasta llegar al pezón; con tus dedos rectos date masajes circulares alrededor del pezón de izquierda a derecha y de derecha a izquierda; de igual manera hazlo en tu seno derecho, pero con tu mano izquierda. Posteriormente inclínate hacia al frente para que tus senos queden en el aire.

Hecho lo anterior puedes apoyarte con un tiraleches o una bomba extractora de leche materna para obtener mejores resultados. Paciencia, por algo existe el dicho “el que persevera alcanza”.

Otra técnica que está funcionando actualmente es la siguiente: Colócate un relactador (sonda muy pequeña) sobre el pezón y conéctalo a un recipiente con leche de fórmula que colgarás en tu cuello. Así el bebé succionará tu pezón mientras toma leche de fórmula. Observa la imagen para que te des una idea de cómo hacerlo.

mama adoptiva

En mi opinión personal cada bebé debe estar siempre en los brazos de su madre biológica, pero como lo mencioné al principio de este artículo, se llegan a dar casos inesperados como la pérdida de la madre al momento de dar a luz, nacimientos múltiples, adopciones, entre otras situaciones, pero lo más importante es el pequeñito quien merece toda la atención y qué mejor que recibirlo con un alimento que les ayudará en toda su vida.

Infinitas gracias por tomarse un tiempo para leer este artículo.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: