el miedo

¿Porqué le tenemos miedo al amor?

Es absolutamente cierto, que la vida en el amor llega al cenit, alcanza una estatura inconmensurable, por eso le tememos al amor, es una cuestión digna de asombro, son incontables las personas que manifiestan su miedo al amor. ¿Donde se origina el miedo al amor? A lo mejor se debe, a que realmente es, cuándo amas a alguien. El ego (Exceso de autoestima, coloquialmente), comienza a difuminarse y a desaparecer, es imposible amar con el ego, el ego se convierte en una barrera.

Pasa, que cuando quieres destruir esa barrera, el ego te murmura. –Esto será una muerte segura- ¡cuidado! En realidad la muerte del ego no es tu muerte. La muerte del ego es tu posibilidad de vida. El ego es simplemente una corteza sin vida a tu rededor, tiene que ser destruida y desechada. Se forma de manera natural, tan simple como un transeúnte pasa, el polvo se deposita sobre tus ropas, sobre tu cuerpo y tienes que bañarte para limpiarte.

Cuándo el tiempo pasa

Pasando el tiempo, el polvo de las experiencias, del conocimiento, de la vida que has vivido, lo pasado; se acumula. Todas esas cosas experimentadas se convierten en tu ego, que al haberse juntado todas, se convierten en una carga pesada, por eso; hay que romperlas, botarlas. Uno, cotidianamente, a cada instante, se está bañando y/o limpiando, de manera que esta costra nunca se convierta en una prisión.

Al ego le aterroriza el amor, porque en la vida el amor alcanza un término, pero, siempre que hay un término en la vida, viene aparejada la muerte. Están tomadas de la mano. En el amor se renace y se muere. Sucede lo mismo cuando entras en un estado meditativo o en oración, o cuando acudes a un Maestro (guía), y te entregas. El ego crea toda suerte de dificultades, de justificaciones, para que no te entregues. Sé inteligente, piénsalo.

no te perderé

Miedo,ansiedad, vida

Cuando acudes a un Maestro, el ego sospecha, se llena de dudas, crea ansiedad porque de nuevo estás volviendo a la vida, estás volviendo a una llama donde la muerte va a estar tan viva como la vida. Recuerda que la muerte y la vida se alimentan mutuamente, nunca están separadas. Si estás de a poquito, con un mínimo de vida, entonces; veras a la vida y a la muerte como dos cosas separadas.

Cuanto más te acerques a la cima, más se irán aproximando, en la cúspide, se encuentran y se funden en uno solo. En el amor, en meditación, en la confianza, en la oración, siempre que la vida es algo total, la muerte está ahí. Sin muerte la vida no es total. Pero el ego siempre está pensando en divisiones, en dualidades. Todo lo divide. La existencia es indivisible, por tanto no puede ser dividida.

Fuiste un niño, después te hiciste mayor. ¿Puedes delimitar cuando te hiciste mayor? ¿Puedes señalar con precisión en el tiempo cuando dejaste de ser niño y, te volviste un joven? Un día te volverás un viejo. ¿Puedes precisar cuándo te volverás viejo? –Los procesos no pueden ser delimitados, Sucede igualmente cuándo naces- ¿Puedes señalar cuándo naciste? ¿Cuándo en realidad comienza la vida?

¿Es cuándo el niño entra en el útero, cuándo la madre queda en cinta, cuándo el niño es concebido? ¿Empieza entonces la vida? ¿O incluso antes que esto? ¿Cuándo comienza exactamente la vida? Realmente es un proceso que no tiene comienzo ni fin.

Nunca comienza. ¿Cuándo está muerta una persona? ¿Será cuándo deja de respirar? Muchos yoguis han demostrado científicamente que; pueden dejar de respirar y continuar vivos, y luego regresar. De modo que es posible que el dejar de respirar no sea necesariamente el final. ¿Dónde acaba la vida? ¡Nunca termina en ninguna parte, ni en parte alguna comienza! –Estamos inmersos en la eternidad-

mancha1

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: