Un importante estudio hecho en la Universidad de Indiana analizó el desarrollo óseo. En este estudio, la primera pareja de gemelos recibió el calcio proveniente de  una dieta alimenticia. A la otra pareja además de la dieta alimenticia, se les dio un suplemento de calcio, lo cual elevó el promedio. A pesar de que los gemelos desarrollaron la misma habilidad en la producción de hueso, los que tuvieron un mayor consumo de calcio desarrollaron una mayor densidad ósea. El resultado reveló la importancia de proveer suplementos de calcio a los niños.

La importancia del Calcio

De todo el calcio que se encuentra en nuestro cuerpo, el 99% está en nuestro esqueleto. El 1% restante se encuentra en la sangre y en otras células de diferentes órganos. El calcio y el fosfato forman una estructura cristalina en el hueso llamada hidroxyapatite, la cual es la que le brinda la fortaleza al hueso.

Existen dos maneras básicas de pre­venir la osteoporosis. La primera es la de producir la mayor cantidad de hueso cuando uno es joven. La segunda es pre­venir la pérdida de hueso al mismo tiem­po que crecemos y maduramos como adultos. Y el calcio juega un importan­tísimo papel en estas dos maneras de prevenir la Osteoporosis. Existen estu­dios muy interesantes en los cuales se ha examinado la correlación que existe en el consumo de calcio y en la normal densi­dad de los huesos en los niños. Un mayor consumo de calcio de los niños resultará en una mayor densidad ósea.

Un importante estudio hecho en la Uni­versidad de Indiana analizó el desarrollo óseo de parejas de gemelos. En este estu­dio, una pareja recibió un promedio de 908 mg de calcio diariamente prove­nientes de una dieta alimenticia. A la otra pareja además de la dieta alimenti­cia, se les dio un suplemento de calcio, lo cual elevó el promedio a 1.612 mg diarios. A pesar de que los gemelos desarrollaron la misma habilidad en la producción de hueso, los que tuvieron un mayor consumo de calcio desarrollaron una mayor densidad ósea. El resultado reveló la importancia de proveer suplementos de calcio a los niños. Lo cual puede aplicar para todas las edades. El principal beneficio para los adultos es el disminuir el riesgo de la pérdida de hueso de la cadera, principalmente el fémur, y por tanto previene las fracturas en la cadera.

En 1973, los doctores Troy Holbrook y Elizabeth Barrett-Connor comenzaron un estudio a cerca de 1000 hombres y mujeres en California. Con edades comprendidas entre 50 y 79 años de edad. Al principio del estudio, la can­tidad promedio de calcio que cada indi­viduo consumió fue controlado por unos dietistas. Los hombres y mujeres que participaron en este estudio fueron anal­izados por 14 años. Al final del estudio, fueron divididos en tres grupos, basado en la cantidad de calcio que consum­ieron, un grupo de bajo consumo de cal­cio, uno de medio consumo, y otro de alto consumo.

Los del último grupo fueron los de menos fracturas en las caderas durante el tiempo que duró el estudio, mientras los del primer grupo fueron los más afecta­dos. Podemos decir que nunca es tarde para detener la pérdida de masa ósea con un debido suplemento de calcio. Otros estudios han revelado que el consumo alto de azúcar contribuye a la pérdida de hueso, ya que limita la absor­ción de calcio e incrementa su excreción a través de la orina. Además la perdida de otros minerales a través de la orina como el magnesio, cromo, cobre, zinc y sodio. También incrementa la produc­ción del ácido gástrico hidroclórico, lo que incrementa el estado ácido en nues­tro cuerpo.

Muchas investigaciones han revelado que después de los 15 años de edad, más del 50 % de las mujeres Americanas consumen menos de la mitad del calcio recomendado. Durante los años críticos, al final de la adolescencia y el comienzo de la vida adulta, que es cuando la fuerza de los huesos aumenta, más de dos ter­ceras panes de las mujeres Americanas consumen menos calcio del recomenda­do por los dietistas.

Asumamos por un momento que usted consume una dieta que le provee 1000 mg. de calcio al día. De estos 1000 mg,, su cuerpo solamente absorbe un 25%, o sea 250 mg. Al mismo tiempo su cuerpo retorna 100 mg. de calcio, el cual se suma al calcio que su cuerpo no absorbe y es perdido en el proceso de eliminación. De los 250 mg. que su cuer­po absorbe, 150 mg son tomados por los riñones y son eliminados en la orina. Estas pérdidas de calcio en la orina y el excremento son llamadas pérdidas obli­gatorias. La tarea de nuestro cuerpo es mantener los niveles de calcio constante en nuestra sangre. Si nosotros no reponemos estas pérdidas, llegará un momento que estaremos deficientes de calcio.

Además una importante tarea de el calcio y otros minerales es el de man­tener el balance dé pH (ácido/alcalino), el cual es un importante factor en la homeostasis, que es el balance en las funciones de nuestro cuerpo, lo cual quiere decir que una deficiente home­ostasis puede provocar muchos proble­mas y enfermedades. Nuestro cuerpo funciona mejor en un estado alcalino que un uno ácido, desafortunadamente muchos americanos consumen exceso de proteínas animales, comidas procesadas, sodas, etc lo cual provoca un estado ácido en nuestro cuerpo. Para neutralizar esta acidez el calcio, magnesio y potasio son movilizados desde nuestros huesos, donde el 99 % de calcio se encuentra y esto provoca que estos importantes mine­rales sean transportados a realizar otras funciones que no son tan importantes como el proceso de remodelación, etc, lo cual afecta a nuestros huesos. Hormonas excretadas por las glándulas endocrinas son las reguladoras de esta movilización.

En respuesta a bajos niveles de calcio en la sangre, la hormona paratiroide es segregada por las glándulas paratiroides, indicando a los riñones de poner más cal­cio en nuestra sanare, en vez de excretarla a través de la orina. La hormona paratiroide además estimula el segregar calcio de nuestros huesos en la sangre y activar la vitamina D. lo que permite a nuestros intestinos absorber mayor cantidad de calcio a través de las comidas, etc. Cuando los niveles de calcio retornan a la normalidad, la glándula tiroide segrega una hormona llamada calcitonin, la cual ayuda a mover el calcio de nues­tra sangre hacia los huesos. Estas hor­monas, paratiroide y el calcitonin traba­jan en armonía para mantener los niveles de calcio normales en nuestra sangre.

Al seleccionar el tipo de suplemento de calcio usted debe leer la información del producto detenidamente, para determinar que tipo de sal de calcio es, que cantidad de calcio hay en cada tableta, y cuando es recomendado tomarlo. La mayoría de los suplementos de calcio son del tipo carbonado o "oyster-shell". El calcio carbonado es un 40% de calcio elemental. En 1.000 mg. de calcio carbonado debería haber 400 mg de cal­cio elemental. Los manufactureros pueden poner una gran cantidad de calcio en una tableta que no es difícil de con­sumir o tragar, si utilizan el calcio car­bonado (carbonate calcium). Hay algu­nas tabletas que contienen hasta 500 o 600 mgs de calcio elemental.

En contraste, el tipo de calcio gluconato (calcium gluconate) posee solamente un 9% de calcio elemental. En 1.000 mg de calcio gluconato, solamente existirán 90 mgs. de calcio. Cantidades de Calcio elemental en Calcio de sal ( Calcium salts) usados en los suplementos:

El calcio carbonato o carbonate debe ser tomado con comida, no es bueno para personas con poca cantidad de ácido en el estómago. Es barato. En algunos casos puede provocar gases, nausea o constipación.

El fosfato o phosfhate debe ser toma­do también con comida para una mayor absorción. Usualmente no produce gases. Además provee fósforo y vitamina D.

El calcio lactate contiene lactosa, no es recomendable para los que son intolerantes a la lactosa. Pueden consumirse más tabletas debido a su poco contenido de calcio.

El calcio gluconato usualmente no irrita el estómago.

El calcio citrate debe ser consumido con el estómago vacío. Tiene buena absorción. Es más caro. Es recomendable para los que poseen poco ácido esto­macal.

Existe también el calcio chelatado que muchos manufactureros dicen que es de mejor absorción. Es caro. Su cantidad de calcio elemental varía según el manu­facturero.

Nunca tome más de 600 mg de calcio elemental en una sola toma y siempre beba al menos 8 onzas de líquido cuando las trague. Adecuada cantidad de líquido es necesario para disolver la tableta, si no se disuelve su cuerpo no podrá absorber el calcio. Existe una prueba que usted mismo puede realizar para comprobar si la table­ta de calcio se disuelve correctamente, esta prueba es llamada "la prueba del vinagre". Tome una tableta de calcio y póngala en un vaso de vinagre a temper­atura ambiental, agítala o revuélvala fuertemente por 30 minutos. Al final de este tiempo, la tableta debe estar desin­tegrada en finas partículas. Si esto no se produce, esta tableta no se desintegrará debidamente en su estómago.

La mayoría de los que consumen suplementos de calcio no experimentan efectos secundarios. Un pequeño grupo pueden desarrollar constipación y gas intestinal. La constipación ocurre porque el calcio que no es absorbido por el cuerpo contribuye a la solidificación de nue­stros excrementos. El calcio carbonato o carbonate es el tipo de calcio que más produce gases. Se debe tomar suplemen­tos de magnesio junto con el calcio ya que insuficiente magnesio incrementa la pérdida de hueso. Sume a esto un buen suplemento multivitamínico con más de 40 vitaminas, minerales, etc esenciales, que incluya la vitamina K, magnesio, vitamina A, C y D. Y por último recientes estudios han revelado que ayuda a reducir el riesgo de embarazo que induce a una presión arterial alta y preclampsia lo cual crea edema y un exceso de pérdi­da de proteína en la orina. Reduce la pre­sión sistólica y diastólica.

El valor de la vitamina D

La vitamina D es una de las más impor­tantes vitaminas que nuestro cuerpo necesita en el desarrollo óseo. Es llama­da la vitamina de la luz solar (sunshine vitamin), porque su producción en nues­tro cuerpo comienza cuando nos expo­nemos al sol. La radiación ultravioleta de la luz solar reacciona con una forma de colesterol en la piel llamada 7-dehydro-cholesterol la que produce la previtamina D. Esta previtamina D a través de otros cambios se convierte en vitamina D3. En el hígado la vitamina D3 se con­vierte en otra forma de vitamina D llamada 25 hydroxy- vitamin D3. Esta es la forma más abundante de vitamina D en nuestro cuerpo, 25 hydroxy-vitamin entonces pasa a los riñones donde es transformada de nuevo a 1.25 dihydroxy-vitamin D3 que es la forma mas activa de vitamina D. La que produce los riñones es la vitamina D que conocemos. Esta tiene un importante efecto en los intesti­nos, donde incrementa la absorción del calcio.

Por ejemplo, si el nivel de calcio en la sangre disminuye por alguna razón, una señal es enviada a los riñones para producir más 1.25 dihydroxy- vitamin D3 desde el hígado a través de la 25 hydroxy-vitamin D. Una toma de sol por quince minutos es suficiente para obtener la cantidad de vitamina D que necesita­mos, pero en algunas áreas donde el invierno es muy fuerte se recomienda el consumo del suplemento, así como a per­sonas que no toman el sol.

Se ha comprobado que los niveles de vitamina D en el hígado de una per­sona disminuye un 50 % al mismo tiem­po que envejecemos. Después de los 65 años disminuye un 40%. El resultado es que la cantidad de calcio que absorbemos disminuye también un 40 % entre las edades de 20 a 80 años. En el invierno cuando la luz solar es limitada y los nive­les de vitamina D en la sangre disminuyen, se ha comprobado que es cuando más pérdida de hueso ocurre. Investigadores en Inglaterra han descubierto que pacientes con fracturas en la cadera presentan menos cantidad de vitamina D en sus hígados que los que no han pade­cido de fracturas.

En Diciembre de 1992, se dio a la luz un estudio hecho por investigadores franceses que reportaron los resultados de un estudio hecho por un año y medio a mujeres que se les dio calcio y 800 unidades de vitamina D, lo cual se com­paró con otro grupo de mujeres que no recibieron calcio ni vitamina D. Al final del estudio, las mujeres que tomaron 1.200 mg de calcio y 800 unidades de vitamina D3 tuvieron un 43 % menos de fracturas que las mujeres del otro grupo. En 1991, doctores de la Universidad de Tufts reportaron que 400 unidades de vitamina D3 combinadas con 377 mg de calcio resultaron en una disminución de la pérdida de hueso en la espina dorsal durante el invierno, que es cuando es limitada la luz solar.

Prevención: La mejor medicina

1- Incluya en su dieta de 1,000 a 1,500 miligramos de calcio diariamente. Además tres vasos de 8 onzas de leche desgrasada (skim milk), y 1 onza de queso (cheddar cheese), lo cual le proveerá 1.100 miligramos de calcio.

2- Consumir suplementos de calcio. Revise nuestra tabla de las diferentes opciones de suplementos de calcio en el mercado.

3- Evite el comer grandes cantidades de carne. Consuma una dieta rica en granos, vegetales de hojas verdes, legumbres, semillas, nueces, junto con productos lácteos.

4- No fumar.

5- No consumir cafeína y alcohol en exceso.

6- Es muy importante que practique un programa eficiente de ejercicios físicos. Que incluya levantamiento de pesas combinado con ejercicios aeróbicos. Por un período mínimo de 30 a 60 minutos al día, de tres a cinco veces por semana.

7- Relájese al sol por 15 minutos. Esto es necesario para obtener las 400 I.U de vit­amina D que se recomienda. O en otro caso tome suplementos de vitamina D, pero que la dosis no sobrepase las 400 I.U por día, porque un significante exceso de vitamina D puede ser tóxico y puede provocar pérdida de hueso.

8- Si usted se encuentra cerca de que ocurra la menopausia, considere ir al médico y hacerse un estudio de las medidas de sus huesos. Esté segura que usted entienda todos los aspectos de la terapia de reemplazamiento de estrógeno.

9- Cheque, revise todos los objetos, lugares, situaciones, las cuales pueden incrementar su riesgo de caídas.

He aquí un pequeño cuestionario para ayudarle a comprobar sus riesgos de padecer de Osteoporosis.

1- Es usted mujer?

2- Su menstruación ha cesado?

3- Es usted de descendencia caucasica u Oriental?

4- Es usted delgada o de pequeña consti­tución? O tiene un pequeño porcentaje de grasa en el cuerpo?

5- Algún miembro de su familia ha pade­cido de Osteoporosis? Especialmente fracturas en edad avanzada.

6- Su menopausia comenzó antes de los 45 años de edad?

7- Usted consume de tres o más bebidas alcohólicas, o con cafeína al día?

8- Usted fuma, o ha fumado en el pasa­do?

9- Usted vive una vida sedentaria o inac­tiva físicamente?

10-Usted en muy pocas ocasiones bebe leche o productos lácteos?

11- Su dieta es alta en sal, en carne u otros productos con alto porcentaje de proteínas, o es estrictamente vegetariana?

12- Usted no consume suplementos de calcio, vitamina D?

13- Está tomando algún medicamento de forma continua ya que padece de alguna de estas enfermedades:

a) Enfermedades de la tiroide.

b) Asma o Artritis.

d) Enfermedades del riñón y del hígado,

e) Cáncer.

f) Diabetes.

Con la mayor cantidad de respuestas afir­mativas aumenta su riesgo de padecer la Osteoporosis. 

Otras vitaminas 

Vitamina B12: Algunas investigaciones sugieren el consumo de la vitamina B12 ya que es importante para las células osteoblasticas, que son las responsables de crear el nuevo hueso. Estudios de la sangre en personas, para medir su canti­dad de fosfato alcalino (alkaline phos-phatase) y osteocalcin, dos sustancias que reflejan la formación de hueso, son bajos en personas con deficiencia de vitamina B12. Cuando se les brinda suple­mentos de B12 sus niveles de alkaline phosphatase y osteocalcin aumentan.

Vitamina K: La vitamina K es necesaria también para la producción de osteocal­cin. Algunos científicos afirman que el osteocalcin es el encargado de dar la señal para comenzar a remover el viejo hueso o el que se desecha, o sea en el comienzo del proceso de reabsorción. Aunque la más importante tarea de la vit­amina K es la producción de factores en la sangre responsable de la coagulación. Personas que son deficientes de esta vita­mina pueden tener problemas de sangramiento, debido al no existir o a una deficiente coagulación.

Vitamina C; Muchas personas han oído sobre la enfermedad del escorbuto, una enfermedad de las encías, que es debido a una deficiencia de vitamina C en el cuerpo. Afortunadamente esta enfer­medad es rara en las sociedades occiden­tales. La Osteoporosis puede ser causada por una deficiencia de la vitamina C. Esta vitamina es importante en la pro­ducción del colágeno. Este es un tejido fibroso en el cual los minerales son depositados en el hueso. Junto con los minerales, el colágeno le brinda la fuerza a los huesos.

Vitamina A: Es popularmente conocida como la betacaroteno. La betacaroteno es actualmente la precursora de la vitamina A. La vitamina A es considerada muy importante en el crecimiento normal del esqueleto. Aunque su exceso puede ser tóxico causando debilidad, fatiga, problemas emocionales, dolor de cabeza, dolores en los músculos y huesos.

Otros minerales y traza

Los más importantes minerales en la nutrición son el calcio, el fósforo, el magnesio, hierro, zinc y el yodo. Traza de minerales pueden ser cromo, selenio, manganeso, boro, aluminio, cobre.

Magnesio: La cantidad average de este mineral en el cuerpo humano es de 25 gramos, y la mitad de este se encuentra en los huesos. Ciertos tipos de diuréticos causan una deficiencia de magnesio. Un suplemento de magnesio debe ser de forma obligada para individuos alcohóli­cos, diabéticos, o con enfermedades de la tiroide.

Zinc: Es un elemento esencial en la nutrición humana. Problemas en la pro­ducción de proteínas puede ser causa de su deficiencia. Una significante cantidad de zinc se encuentra en nuestros huesos. Algunos doctores toman como referencia la pérdida de zinc en la orina, en la búsqueda de una reducción en la masa ósea, ya que una gran pérdida de zinc en la orina es signo de pérdida de hueso.

Manganeso: Nosotros necesitamos pequeñas cantidades de este elemento para una buena nutrición. Su deficiencia puede causar enfermedades. Es muy importante en el normal desarrollo de los cartílagos y los huesos. El caso más famoso de deficiencia de manganeso fue el caso de un jugador de baloncesto lla­mado Bill Walton el cual sufrió una serie de fracturas de forma repetida, lo que nunca le permitió volver a jugar de nuevo. Un exceso de manganeso puede producir una enfermedad generalizada en el sistema nervioso.

Cobre: Su deficiencia puede provocar la Osteoporosis y otras enfermedades. Esto muchas veces es debido a la inhabilidad del afectado de absorber el cobre, tam­bién ha sido asociado a anormalidades en los huesos de los bebes y niños. Su deficiencia puede reducir nuestras defensas en contra de los radicales libres, que son también causantes de la pérdida de hueso.

Fluor: En los años 40 se comprobó que los mineros expuestos repetidamente al flúor desarrollaban una dolorosa enfer­medad de los huesos llamada fluorosis, en la cual los huesos eran mucho más densos. Estudiando esta enfermedad se descubrió que el flúor puede incrementar el número de células osteoblásticas, lo que resulta en una mayor formación de hueso. También se descubrió que el fluoride forma parte de la estructura cristali­na de los huesos. Y por lo tanto se llegó a la conclusión que un controlado con­sumo de este, puede ser beneficioso para los huesos e incluso en el tratamiento de la Osteoporosis.

En muchas comunidades es añadida al agua que bebemos para prevenir caries dentales. Tabletas de flúor son prescritas por los dentistas en muchos casos.

 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: