Langostinos al Whisky

 

La necesidad de alimentarse y el placer que el hombre encuentra en la comida están en función de la conservación del individuo, lo mismo que el apetito sexual está en orden de la conservación de la especie. Satisfacer las dos necesidades, unidas en un plato apetitoso, ha sido afán de las cocinas eróticas de la India, China, Grecia y Roma antiguas, y la clave y el origen de muchos platos de las cocinas españolas, italianas y francesas de siglos pasados. ¿Hay alimentos afrodisiacos? ¿Existen auténticos filtros amorosos? Seguramente no, pero por lo menos es divertido y cosa sabida que todos, hombres y mujeres, se les llega al corazón a través del estómago...

 

Para 4 personas:

1 kilo de langostinos

1 chalota (o 1/2 cebolla y 1/2 diente de ajo)

1 cuharada de tomate frito

1 vaso de whisky

5 cucharadas de aceite de oliva

8 cucharadas de nata líquida

sal y pimienta

Para acompañar:

4 tacitas de moka de arroz

1/2 cebolla

1 manzana golden

1 cucharada de curry

3 cucharadas de aceite

1 cuharada de caldo

 

Pelar los langostinos en crudo. Picar la chalota (o cebolla y el ajo) y freirla en el aceite. Antes de que tome color, añadir los langostinos y salteralos durante uno o dos minutos hasta que cambien de color. Añadir el tomate e inmediatamente el whisky. Dar un hervor e incorporar la nata líquida. Sazonar con sal y pimienta. Cocer el arroz en abundante agua salada durante 15 minutos. Escurrirlo y refrescarlo al grifo. Picar la cebolla y la manzana muy finas y rehogarlas en el aceite. Añadir el curry disuelto en una cucharada de caldo y dar un hervor. Mezclar con el arroz sobre el fuego para que se rehogue bien. Debe quedar jugoso, pero sin caldo. Moldearlo y servirlo con los langostinos, espolvoreado de perejil picado.

 

 

 

 

 

 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: