fotografia

La cabra del Himalaya (capra aegagrus hircus) soporta temperaturas de hasta 30 grados bajo cero por lo cual la naturaleza la ha dotado de dos abrigos naturales. Uno de ellos es exterior de pelo grueso y recto y debajo de este se encuentra una pelusa corta muy delicada que proviene de una proteína que estos animales segregan ya que cuando más frío soportan más fino es este material que da origen a la lana más fina que existe. Esta lana toma el nombre de la zona indopakistaní de Cachemira, no obstante, las cabras pastan en Nepal, Tibet, Mongolia y la India.    

fotografia

fotografia

Debido a la gran demanda que tiene esta lana ya se han exportado rebaños de estas cabras a China que es en la actualidad el país con mayor producción de este fino material natural. Existen dos tipos de cachemir, la lana procedente del pelo exterior y la que se obtiene del pelo interior que al ser mucho más escaso adquiere un precio mucho más elevado. Son cuatro años los que hay que esperar para obtener lana para un jersey de una sola cabra por lo que no es nada sorprendente que su precio sea bastante caro.

fotografia

En primavera estas cabras mudan el pelo y es cuando los pastores de forma artesanal provistos de peines cardan y extraen la lana separando el pelo más fino y lo dejan limpio se suciedad, restos vegetales, etc. No obstante, en zonas de Irán, Nueva Zelanda y otros países las esquilan directamente y luego separan los dos tipos de lana. Las casas de moda más lujosas comprar el mejor pelo conseguido que suele tener 14 micras y unos 35 milímetros de longitud. Un jersey de la mejor calidad puede alcanzar los 300 euros mientras que otros que producen empresas más comerciales pueden costar menos de los 100.

Se aconseja que una prenda de lana de cachemir se lave con agua fría, con un suave detergente o champú. De lavarse en agua caliente se hacen bolas y se hecha a perder la prenda.

fotografia

fotografia

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: