Sumergidos dentro de un sistema democrático -vapuleado y ofendido-, los ciudadanos sospechan que su decisión de voto determina el futuro de la nación, o sea... el bienestar personal de cada habitante de la misma!

Quizás la teoría catedrática emita tonos agradables con los cuales domestica a sus oyentes con la dulzura equitativa del sistema predominante, habiéndose logrado con la evolución de los minutos burlar a la utopía, para plasmar dentro de ésta realidad a la participación general en la conducción del gobierno de todos.

Foto huelgaPero, dado que cuasi todos trascendemos dentro de la consistencia social, encontramos que sólo se involucra al pueblo a la hora de sufragar, generando una consecuencia carismática para que asuma la conducción... para su beneplácito!

Dada la distancia entre los palacios y los habitáculos populares, resulta coherente que la visión se nuble al momento de tomar decisiones patrióticas, admitiendo que las autoridades revolucionen lo tradicional para permitirle el paso a la opulencia personalizada, gestando un debate reaccionario que le otorga lugar a la represión superiorizada para sostener a la novel anarquía democratizada.

Si bien la función única que sostiene a los gobiernos presentes es la recaudación que permite abonar los ínfimos salarios de los sacrificados parlamentarios -junto con la élite política que sustenta al poder circunstancial-, realza la comprensión de los abonadores para cumplir con su función de subyugados.

Pero... descubrimos que la contradicción de la insatisfacción popular invade al aire nacional, recreando un abismo de pensamientos conceptuales disimiles en combate, lo cual desarrolla su profundidad en la expresión de la queja.

A fin de civilizar la efusión expresiva, se ha difundido el esquema de la huelga, conformando una reunión de gentío que comparte el motivo de reclamo dentro de una sola voz, cuyo objetivo es alcanzar el volumen sonoro del fastidio social, detonando en el oído general la causa problemática para adherir multitudes... que aumenten con su grito la vibración dentro del palacio parásito!

La temática de planteo revela que la huelga representa la consecuencia, siendo la motivación la escasez auditiva de la conservadora dirigencia, ya que en su afán de preservar su postura temporalizada, esquiva la participación general para evitar el cumplimiento de sus funciones contractuales, interpretando que... oír y conversar significa dimitir!

El camino lógico y legalizado para cualquier planteo, es la presentación formal -verbal o escrita- ante las autoridades de lo faltante o errado, debiendo en correspondencia atender su solución temática, evitando el acceso a la huelga como prioridad para sustentar la paz generalizada; toda otra actitud demuestra que quien genera el conflicto es el propio autoritarismo, entonces cabe la pregunta... quién es el Dueño de la expresión Huelga?

El término “huelga” lleva emparentada la impotencia, tanto de quienes reclaman como de los operativos, ya que no siempre es factible la inmediatez de la reparación, necesitando quizás ambos participantes del acto movilizador, penetrando en el terreno de la “contratación” como herramienta de dominio colateral.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: