fotogarfia

En proceso de desertización, el lago Poopó, el segundo más grande de Bolivia después del Titicaca, se está convirtiendo poco a poco en lo que será un árido desierto debido al cambio climático, la contaminación minera y los fenómenos del Niño y la Niña. Estos fenómenos anteriormente se producían cada siete o diez años y ahora se dejan sentir cada dos o tres años por lo que el equilibrio que tenía el lago ha cambiado y no da tiempo para restablecer el ecosistema.

fotogarfia

Los expertos que investigan la rápida desecación que está sufriendo el lago Poopó consideran que ya es un lago sin vida. Según la historia del lago se puede constatar que a lo largo de los años ha sufrido reducciones en sus aguas pero siempre se ha recuperado nuevamente, ahora la situación es diferente ya que el aumento de la temperatura en el altiplano hace que el agua se evapore rápidamente. Este lago era de agua salada conectado igualmente que el Titicaca por el río Desecadero, con unas dimensiones de 84 kilómetros de largo por 55  de ancho y se encuentra a una altitud de 3.686 metros sobre el nivel del mar.

fotografia

fotogarfia

La fuerte evaporación del agua se ve agravada por la falta de lluvias que alimentaban los caudales que vertían sus aguas al lago que ya no permiten que suba el nivel del agua para mantener la vida biológica. Por otra parte, las poblaciones que habitan el área del lago Poopó se enfrentan a una pobreza extrema al no tener puntos de pesca que les permitía subsistir. Sin ningún tipo de empleo duradero, carecen de los servicios básicos por lo que su esperanza de vida no llega a los 60 años y la mortalidad infantil supera el 80%.

fotogarfia

fotogarfia

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: