La ladrona de libros: Frase

La ladrona de libros se publicó en el año 2005 por Markus Zusak (1975). Un escritor australiano que desde niño había escuchado muchas historias sobre los nazis, el bombardeo de Múnich y el maltrato a los judíos, y desde entonces ha estado muy interesado en el tema. En la novela se plantean los horrores que se vivieron durante la SEGUNDA GUERRA MUNDIAL, a través de la voz de la misma Muerte; poniendo especial énfasis en los ciudadanos normales, que tenían que esforzarse por llevar su vida lo más normal posible.

Entre esos ciudadanos se encuentran Liesel Meminger, una niña de nueve años, y su pequeño hermano. Debido a fuertes problemas económicos, la madre de estos niños decide darlos en adopción a los señores Hans y Rosa Hubermann, unas personas muy sencillas que detestan la guerra y el nazismo. Cuando Liesel y su hermano viajan a Múnich para conocer a su nueva familia adoptiva, el niño no logra llegar y muere en el camino. Sus nuevos padres deciden distraer a la pequeña de los bombardeos y de la tristeza, enseñándole a leer y a escribir. La niña inmediatamente amó la literatura a tal grado, que cada que se encontraba un libro en el camino, ella lo recogía y lo guardaba junto con su preciada colección.

La narración es ágil, y en ocasiones hasta poética para darle vida al personaje de la Muerte; utiliza una serie de recursos como el flash-forward, para mostrarnos un futuro que todavía no ha sucedido, e incisos con tipografía distinta cada cierto tiempo. El libro está lleno de imágenes tiernas, tristes e impactantes. Los personajes secundarios son entrañables y perfectamente bien construidos. La ladrona de libros se llevó el Premio Michael L. Printz en el año 2007, y en el 2009 estuvo 105 semanas en la lista de superventas juveniles del New York. Finalmente fue llevada a pantalla en el 2013, pero con muchas diferencias con el argumento del libro.

La ladrona de libros

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: