Dentro de poco menos de 20 días llegará la vuelta del que ha sido el piloto más grande, con los números en la mano, de la historia de la Fórmula 1: Michael Schumacher.

La sorpresa llegó tras las especulaciones que situaban a Fernando Alonso en el asiento de Ferrari para el GP Europa, en Valencia. Finalmente, esto no fue así, y será el siete veces campeón quien sustituirá a Felipe Massa.

Ahora las opiniones son dispares: unos opinan que volverá a ganar y otros que segundas partes nunca fueron buenas. Todo es admisible, pero pilotos como Jenson Button deberían ir con cuidado al hacer manifestaciones como las que ha realizado: "Schumacher tiene mucho que perder".

No creo que debamos ver esta vuelta como un acto de prepotencia y superioridad. Más bien, el planteamiento debe ir encaminado hacia dos puntos interesantes, a saber: 1º, ¿sería el rendimiento de los pilotos probadores de Ferrari (Gené y Badoer) superior al de Schumacher? Pese a que ambos tienen ya experiencia en carrera, la respuesta es "no"; 2º, los intereses económicos, puesto que la vuelta del "kaiser" producirá muchos más ingresos que la incorporación de cualquier otro piloto.

Seguramente, las razones que llevan a algunos a criticar la vuelta de "Schumi" pasan más por el temor a que esté en buenas posiciones que por otra cosa. Cabe destacar que su vuelta se produce en el mejor momento para Ferrari en toda la temporada, y la llegada del alemán puede suponer el empujón definitivo para ellos.

Luego está la maliciosa pregunta sobre si Schumacher solo, tras su retirada, sigue siendo mejor que Massa y Räikkönen juntos...

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: