Tras dos largos meses de periodo vacacional en el que los niños han cambiado sus horarios, se han olvidado de las clases y han aparcado su rutina, es importante que, de cara al comienzo de curso, facilitemos su adaptación con sencillas prácticas que harán este proceso más fácil para ellos y también para "papá y mamá".

Retoma el horario habitual de sueño de forma progresiva.

Es conveniente que, durante los días de septiembre en los que no tiene clase, vuelva a acostarse a la hora a la que ha de hacerlo durante el curso (en caso de que en verano la haya perdido, que es lo más habitual), así como que empiece a madrugar para que luego no se convierta en una "tortura".

Procura que por la mañana tenga cosas que hacer, evitando así que se aburra al levantarse e intenta que por la noche, aunque no se duerma, esté en la cama a la hora adecuada. Leer puede ser una buena actividad para "hacer sueño".

Recupera hábitos de trabajo.

En caso de que los haya perdido durante las vacaciones, procura que todos los días realice tareas como lectura, cálculo... son una buena forma de recuperar los hábitos de trabajo y de repasar contenidos que habrá olvidado o se han podido "oxidar".

En cualquier librería encontrarás innumerables cuadernillos que te pueden ayudar.

Para la lectura, elige siempre libros adecuados a su edad e intereses.

Adapta las comidas a las horas escolares.

Es lógico que durante el verano los niños se hayan amoldado a horarios más flexibles que los del colegio, pero ten en cuenta que en breve estarán inmersos en la rutina y los horarios que marca el centro escolar. Procura ir modificando, en la medida de los posible, los horarios de comidas y cenas para evitar trastornos al reincorporarse a la escuela.

Recuerda que la alimentación es fundamental para los niños y que, de esta forma, evitaremos que no quiera comer a la hora del colegio (que suele ser más pronto que la de verano) y que tenga hambre a horas inapropiadas.

Y por último...

No todos los niños inician el curso escolar con la misma ilusión. En general les gusta la idea de volver a encontrarse con los compañeros pero, para algunos, el hecho de volver al trabajo y a la rutina se les hace muy "cuesta arriba".

Involúcrale en el proceso de inicio de curso: selección de la mochila, el estuche, el material... y háblale siempre de forma positiva, intentando contagiarle ilusión y emoción.

¡Feliz curso!

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: