1. Artigoo.com
  2. »
  3. Salud y Medicina
  4. »
  5. Enfermedades
  6. »
  7. La Varicela

La Varicela

1) DEFINICIÓN

Es una enfermedad contagiosa causada por el virus de la varicela-zóster (VVZ), el mismo virus responsable en los adultos del herpes zoster.

Se ven epidemias en ciclos de 3 – 4 años, sobretodo en otoño e invierno.

Produce una erupción típica caracterizada por manchas rojas que luego se transforman en vesículas. Afecta sobretodo a la piel y mucosas.

La varicela es más frecuente en los primeros 10 años de la vida (sobretodo de 2 a 8 años) y la reactivación, en forma de herpes zoster, habitualmente aparece en los mayores de 65 años. Sólo el 10 % de las personas mayores de 15 años son susceptibles al virus varicela-zoster. Normalmente, los adultos sólo se infectan si no la han pasado antes.

Sin embargo, el virus puede seguir oculto en el organismo, y repetirse años más adelante como herpes zóster, un tipo de erupción vesicular dolorosa que se da en adultos, y a veces incluso en niños.

2) TRASMISIÓN

La varicela es transmitida por el contacto directo, (siendo el hombre el único reservorio), con la erupción de la varicela antes de formarse la costra, ya que el líquido de las vesículas contiene altas concentraciones del virus. También se transmite a través del aire por secreciones respiratorias de una persona infectada. El período más contagioso es un día o dos antes de que la erupción aparezca, y cinco días después de la aparición de las vesículas.

VARICELA Y EMBARAZO: En cuanto a la varicela congénita, hay un 3% de riesgo para el feto cuando la madre contrae la enfermedad dentro de las 20 primeras semanas de gestación, pudiendo provocarle malformaciones (vía placentaria).

 

3) SÍNTOMAS

El período de incubación (sin síntomas) es de unas dos semanas. Los primeros síntomas son malestar general, dolor de cabeza, ligero aumento de temperatura y astenia (sensación de sentirse cansado y débil). Éstos se siguen de una erupción de vesículas que comienzan en el cuerpo y en la cara, y que continúan brotando durante tres o cuatro días, extendiéndose por todo el cuerpo.

Días 1 a 7

Grupo de manchas rojas que evolucionan a ampollas que se llenan de un líquido opaco. Producen una intensa picazón.

La enfermedad se caracteriza porque las lesiones aparecen en brotes y cada brote, que por lo general son tres, duran entre dos y tres días. En cada uno de ellos la mancha roja se debe transformar en vesícula y luego en costra.

Las lesiones están presentes en todo el cuerpo. Si bien al principio aparecen en el tronco y el abdomen, luego se generaliza a todas partes.

Hay que poner especialmente cuidado en las lesiones en el cuero cabelludo y en la mucosa bucal.

Días 6 a 10

Período de formación de las costras que se caerán después de varios días.

Después del décimo día la persona ya no contagia, siempre y cuando no tenga alguna ampolla sin romperse.

Los adultos que contraen la varicela, a menudo tienen síntomas similares a los de la gripe durante unos días antes de que aparezca la erupción, y además tardan más que los niños en recuperarse presentando un cuadro más severo y complicaciones más frecuentes.

 

4) TRATAMIENTO

En niños sanos, la varicela es una enfermedad leve y el tratamiento se dirige a reducir el picor y el malestar. Es importante saber que los niños con varicela no deben recibir aspirina debido a la posibilidad de causar una complicación muy rara llamada síndrome de Reye (trastorno químico grave del cuerpo que afecta al cerebro, riñones e hígado) y que no deben asistir al colegio por lo menos durante una semana desde la aparición del brote para evitar contagios a otras personas.

A los que presentan un riesgo mayor de adquirir varicela severa o desarrollar una complicación se les tratan con Aciclovir:

• Adolescentes mayores de 12 años.

• Niños con afecciones cutáneas o pulmonares crónicas.

• Niños que reciben ácido acetilsalicílico en forma crónica.

• Niños que reciben corticosteroides por vía oral o inhalatoria.

Los recién nacidos cuya madre ha tenido varicela durante los cinco días preparto y dos días postparto deben recibir aciclovir endovenoso si adquieren varicela, debido a la alta tasa demortalidad registrada. Para huéspedes inmunocomprometidos y casos con complicaciones viscerales, se prefiere la vía intravenosa.

Toda persona mayor de 12 años con varicela debe recibir aciclovir, debido a la mayor tasa de complicaciones, diseminación visceral e incidencia de mortalidad.

Las mujeres embarazadas también deben ser tratadas, ya que tienen mayor riesgo de diseminación visceral durante todo el tiempo de su embarazo.

Los dolores de cabeza o garganta pueden tratarse con analgésicos, como el paracetamol, y el escozor causado por las erupciones se puede aliviar mediante la aplicación de una loción calmante de calamina, que tiene propiedades refrescantes y suavizantes.

Para reducir la irritación también pueden aplicarse medicamentos antihistamínicos, que el médico debe aconsejar, y la fiebre, sobre todo entre los adultos, se rebaja con antitérmicos.

Generalmente, al cabo de diez días o dos semanas las lesiones habrán sanado por completo, aunque si se hubieran rascado o lacerado, el proceso de curación puede durar más tiempo. Debe tenerse en cuenta que si las lesiones se rascan o se infectan pueden dejar cicatrices.

 

5) COMPLICACIONES

Aunque existen muy pocos riesgos relacionados con la varicela, se dan casos en los niños que ingieren medicamentos esteroides o sufren alguna otra enfermedad, como la leucemia, que, si se contagian, pueden padecer una varicela de extrema gravedad, que puede llegar a ser mortal. Otra consecuencia posible, pero muy poco frecuente, es la encefalitis o inflamación del cerebro, que ocurre cuando el virus afecta el sistema nervioso y puede presentarse entre el cuarto y el décimo día desde la aparición del brote; esta enfermedad necesita hospitalización, ya que reviste suma gravedad.

También nos podemos encontrar con una diseminación visceral por zonas como el cerebro, hígado, pulmones… con erupciones hemorrágicas y necróticas.

Las complicaciones más comunes derivan de las lesiones de la piel, que pueden infectarse y producir un pus amarillento; asimismo, las lesiones cercanas a los ojos pueden dar lugar a una conjuntivitis infecciosa, que se trata con antibióticos. También puede producirse una varicela hemorrágica con pequeñas pérdidas de sangre en las propias vesículas o en la piel circundante.

En adultos, 1 de cada 400 casos se puede dar la neumonitis con síntomas de tos, disnea (dificultad respiratoria) y taquipnea (aumento frecuencia respiratoria).

Caso aparte son los recién nacidos cuya madre sufre una varicela a los pocos días del parto, ya que corren un alto riesgo de contraer una forma grave de la enfermedad.

A pesar de que la varicela confiere inmunidad permanente después de haberla superado, algunas personas, sobre todo las ancianas o debilitadas, pueden sufrir ataques repetidos de herpes zoster por reactivación del virus.

Resumiendo, éstas son las complicaciones más severas que nos podríamos encontrar:

- Sobreinfección bacteriana de las lesiones.

- Infecciones graves por estreptococo beta-hemolítico grupo A.

- Otitis media aguda.

- Ataxia cerebelosa aguda (descoordinación), a los 5-10 días de la erupción.

- Encefalitis (rara en niños).

- Neumonía varicelosa o bacteriana (infrecuente en niños)

- S. de Reye asociado al uso de aspirina en el curso de la varicela

- S. de Guillain-Barré

- Púrpura trombocitopénica postinfecciosa

- Otras: artritis, orquitis, glomerulonefritis, etc.

 

6) PREVENCIÓN/VACUNACIÓN

Las vacunas:

• Se obtienen a partir de la cepa OKA y se preparan a base de virus vivos atenuados cultivados en células diploides humanas. En España encontramos las siguientes:

 

Varilrix

V

- Inmunización activa contra la varicela en adolescentes (mayores de 13 años) y adultos susceptibles sanos.

- Pacientes de alto riesgo para padecer la enfermedad y sus contactos próximos seronegativos, incluidos los menores de 13 años, familiares y personal sanitario.

- Individuos susceptibles expuestos a un caso de varicela.

- No está indicada para su empleo sistemático en niños sanos de entre 12 meses y 12 años.

 

Varivax

 

 

- Inmunización primaria contra la varicela en individuos a partir de los 12 meses.

- Individuos susceptibles expuestos a un caso de varicela.

 

Es posible vacunarse después de que haya habido un contacto de riesgo; la vacuna contra la varicela es entre un 90 y un 100% eficaz para prevenir la varicela si es administrada dentro de las 72 horas del contacto con el virus.

La actual vacuna antivaricelosa es efectiva en el 75 – 95 % frente a cualquier forma de la enfermedad.

La Asociación Española de Pediatría desde el año 2003 propone su administración en una dosis entre los 12 y los 15 meses, simultáneamente con la Triple Vírica, pero en distinto punto de inyección. Es recomendable vacunar a todos los niños susceptibles antes de los 13 años. En España se aprobó la vacunación, dentro del calendario vacunal, en niños entre 10 y 14 años.

La VENTAJA de la vacunación es que en el caso de afectación en un niño vacunado la varicela será muy leve, tendrá menos lesiones, menos fiebre y se recuperará más fácilmente.

Las REACCIONES secundarias a la vacuna son, por lo general, leves y pueden incluir:

• Enrojecimiento de la zona de inyección.

• Fiebre (12%)

• Dolor e inflamación en el sitio donde fue aplicada con una duración no mayor de 48 horas (2%)

• Fatiga, mareo, fiebre o nauseas

• Erupción cutánea, esto puede ocurrir hasta un mes después de aplicada la vacuna y durar varios días, en 1,5%.

 

? Recomendaciones de vacunación

de varicela en

España

Vacuna de la varicela. Indicaciones específicas.

- Personas con leucemia linfoblástica aguda, no sometidos a radioterapia y que no reciban quimioterapia la semana antes o después de la vacunación.

- Personas con tumores sólidos malignos, con las mismas condiciones que en la leucemia.

- Personas en programa de trasplante de órganos sólidos (riñón).

- Personas con enfermedades crónicas: trastornos metabólicos, endocrinos, renales, pulmonares o cardiovasculares, sin inmunodepresión ni corticoterapia a dosis altas.

- Personas seronegativas en contacto con niños inmunodeprimidos (familiares y sanitarios que les atienden).

- Mujeres susceptibles, no embarazadas, en edad fértil.

 

Calendario, posología y administración

• Puede emplearse a partir de los 9 meses de edad, pero se recomienda hacerlo a partir de los 12 meses.

• Hasta los 13 años se administra 1 dosis. En mayores de 13 años y en inmunodeprimidos en los que esté indicada, 2 dosis separadas 1-2 meses (si el intervalo es mayor no se precisan ulteriores dosis).

• No se han establecido, de momento, recomendaciones de revacunación.

• Varilrix debe administrarse dentro de los 90 minutos siguientes a su reconstitución.

• Varivax debe administrarse dentro de los 30 minutos siguientes a su reconstitución.

• Las dosis, de 0.5 ml, se administran por vía subcutánea.

• Ambas vacunas han de protegerse de la luz. Pueden congelarse.

 

Comparte este Goo:


¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo:

Aún no hay ningún comentario. Se el primero en comentar este goo

Deja tu comentario:

Si quieres recibir un mail cuando alguien responda un comentario en este goo, marca esta casilla.