En una aldea rodeada por la pobreza, más exactamente, en una humilde casucha de dos habitaciones vivía María, madre soltera quien haciendo frente a la vida con alma, corazón y sombrero trabajaba lavando ropa, cortando caña y cocinando para subsistir en compañía de su hijita Martica

Los habitantes de esta zona eludiendo la realidad de conflicto y violencia, pasaban los días buscando ante todo sobrevivir, pero en especial se protegían y le temían a un desalmado hombre dedicado a delinquir en un mundo de mafia y sangre.

Una noche María despertó escuchando los ladridos de un criollo perro, mascota de su hijita de 10 años. María corrió al cuarto de su niña. Su corazón no podía dar crédito a lo que veían sus ojos: aquel inhumano hombre estaba sobre su pequeña Martica, con una mano sobre su boca le impedía pedir ayuda, con la otra manoseaba ese cuerpito indefenso y frágil.

Como una fiera que busca rescatar a su crio, María tomó un machete y abalanzó sobre aquel brutal monstruo y mientras ella gritaba sacando el dolor de su alma producto de la escena en la cual su pequeña era la víctima, golpeaba incansablemente a ese victimario, quien estuvo a pocos segundos de violar a Martica. En medio de la furia esa madre no racionalizó haber tomado el machete por el lado contrario del filo y por ello no mató al hombre; pero si le propinó una severa paliza inmovilizándolo mientras los vecinos llegaron a ayudarles.

Todos los habitantes se unieron en torno a esta valiente mamá y su hijita, quienes denunciaron a ese salvaje a pesar del miedo y las amenazas.

Ellas mamá e hija, fueron muy valientes y siempre llevarán en su corazón a un Fiscal quien como un ángel en cuerpo de humano les ayudó para que la justicia pusiera a este hombre en un lugar donde continuara su existencia sin dañar a más inocentes.

Hoy puedes tomar un segundo para reconocer como tu mamá ha sido un ser excepcional, y si bien no ha tenido la el dolor de pasar por una experiencia como la de esta historia real, ha sido tu héroe y ángel de protección, acompañamiento, guía, bondad, dulzura, ternura, paciencia, tolerancia, consuelo, enseñanza, resignación, sacrificio, orgullo, valentía, fuerza, acción, dinamismo,… y tantas cualidades más reflejo del verdadero amor.

Un gracias del alma a todas las madres generadoras de esta humanidad.

Invitación especial. ¡Regálale a mamá la participación en el seminario taller La intención, 30 horas de herramientas para transformar aprender a recibir todas las bendiciones soñadas de salud, felicidad, amor, abundancia y éxito!. En Armenia 15 y 16 de mayo de 2.010.

La energía del universo y la Sabiduría Divina iluminen este día de fe y esperanza

Heidman Janeth Ballesteros Ruiz

Guillermo Velosa Arbeláez

Eliath Javier Pérez Ballesteros

Consultores Motivadores Organizacionales

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: