Independientemente de la versión del problema que estemos considerando, cuando nos planteamos la típica cuestión del río y su cambio no tarda en surgir la incógnita de qué es lo que hace que hablemos de "río". En seguida nos damos cuenta de que determinamos el río por oposición al cauce —tierra— y al aire; el río fluye sobre este cauce —que él mismo a su vez determina— y sobre él está el aire. Quizá se nos venga a la cabeza el dibujo de corte transversal que aparece en los libros de ciencias. Si nos fijamos en el detalle, en el dibujo y en la imagen que recordamos el agua y la tierra están separadas por una línea. Pero sabemos que este trazo no es drástico en la constatación empírica: el agua arrastra el limo y se filtra en la tierra, los componentes del aire se disuelven en el agua mientras algunas de las moléculas de ésta ven vencida su débil atracción a las demás y se separan de la masa líquida. ¿A qué se debe ese límite que establecemos conceptualmente? ¿Cómo delimitamos? El fragmento 16 Diehl de Solón puede traducirse así: “Lo más difícil es llegar a comprender la medida invisible, oculta, del discernimiento, el único que posee los límites de todas las cosas”. En este escrito no me creo capaz de hacer nada más que llamar la atención sobre algunos puntos interesantes de este tema, acción que en este caso puede ser más productiva que un análisis más completo.

En relación con esto, un punto de vista que gana adeptos hoy en día es el que considera la interacción corporal como definitoria de la realidad. Las palabras mismas aparecen ya en el Crátilo como una suerte de herramientas habilitadoras —en tanto que delimitan conceptos con los que podemos trabajar— que empaquetan o agrupan porciones de una materia que se rige según un orden superior estructural, de forma que los humanos podamos desenvolvernos y conocer, con todos los problemas e inconvenientes técnicos que nuestra imperfección impone —el propio Heráclito, en el fragmento 32, en consonancia con la definición del 41, postula enigmáticamente que sólo un dios podría conocer esta estructura—.

Es interesante interpretar hoy, sabiendo que nada es "a priori", esta concepción anteriormente citada. Curiosamente, la mayor parte del esqueleto sigue intacto, pero, ante la ausencia de fundamento "a priori", un peso mayor recae sobre las palabras. Su creación, más allá del mero interés etimológico, es un punto interesantísimo: como señalé anteriormente, el problema de cómo se limita un cuerpo objetual frente a otro. No es ninguna tontería, no hay que suponer que la delimitación se produce de una forma necesaria en todos los casos o evidente. Considero que la clave del asunto es la traslación conceptual desde la operatoriedad más básica, la manipulación de lo que para nosotros son sólidos —nótese siempre la dificultad de explicar esto “desde dentro”, esto es, preso de la realidad que pretendo explicar— con independencia de otras masas, algo que nos parece tan necesario y que es en verdad fundamento de la realidad pero que por el método científico —deductivo— puede parecer que está determinado por alguna estructura necesaria de mayor importancia jerárquica —estructura que en realidad es "a posteriori"—, a la estructura conceptiva de la realidad y funcional del pensamiento humano. El propio desplazamiento del cuerpo sigue la misma lógica en tanto que se considera exterocepcionalmente —esto es, con los sentidos que perciben la exterioridad física del cuerpo— la superficie de dicho cuerpo; es decir, se objetualiza. De esta forma se aplica la misma técnica limitadora —a esto me refiero con traslación conceptual— a representaciones visuales, sea un objeto que distinguimos a lo lejos —de acuerdo con las propiedades que inductivamente le atribuimos—, una imagen que traemos a la mente o un mundo inoperable que configuramos según nuestras posibilidades de creación de realidad para entenderlo —las representaciones de sistemas atómicos, por ejemplo—.

Baste con esto para esbozar las posibilidades que abre la supresión de uno de los pilares de una estructura que, sorprendentemente, lejos de derrumbarse, sigue siendo funcional trabajando de otro modo.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: