Es uno de los primeros compuestos orgánicos sintéticos con interés comercial

La sacarina se sintetizó en el curso de un estudio sobre la oxidación de compuestos que contenía azufre y nitrógeno

su poder edulcorante fue descubierto por Ira remsen  (Profesor se la universidad Johns Hopkins, Baltimore EE.UU) en 1879, en una época en que los químicos probaban, por sistema, el sabor de cada compuesto nuevo obtenido. Ésta es una práctica extremadamente peligrosa que no es prudente realizar bajo ninguna circunstancia, incluso con compuestos supuestamente inocuos que pudieran encontrarse en el laboratorio

Por ejemplo, si Ira Remsen hubiera degustado la brevetoxinaB, habría sentido un fuerte escozor en la boca y los dedos, seguido rápidamente por sensaciones de frío y calor, insuficiencia respiratoria y parálisis, sobreviniéndole la muerte al cabo de poco tiempo

La sacarina es unas 300 veces más dulce que el azúcar y prácticamente inocua. Ha contribuido a facilitar la vida a las personas diabéticas y a quienes necesitan controlar su ingesta calórica.

en los años 60 se planteó la posibilidad de que la sacarina pudiera ser carcinogénica

En la década siguiente se encontró una relación entre dosis altas de sacarina y tumores de vesícula en ratas.

experimentos realizados en 1990 demostraron que la sacarina por sí misma no produce cáncer, aunque a dosis elevadas provoca una aceleración en la división celular, pudiendo así incrementar la probabilidad de mutación y generación de tumores

Estos estudios ilustran cómo la sociedad debe sopesar los beneficios que aportan las sustancias sintéticas frente a sus riesgos potenciales

Aunque es muy difícil superar las dosis normales hay que tener en cuenta que cada vez hay más alimentos que contiene endulzantes artificiales y recordemos que en exceso podemos padecer un efecto laxante, vómitos o diarrea. Especialmente las madres lactantes deben cuidar de no abusar 

Estudios realizados con animales muestran un aumento del riesgo de cáncer de vejiga. Cuando una mujer embarazada toma sacarina, ese producto traspasa la placenta y entra en el riego sanguíneo del bebé. Las investigaciones realizadas con monos indican que a la sacarina le cuesta más salir del cuerpo del bebé que del cuerpo de la madre. Así, si una mujer embarazada consume mucha sacarina, ésta se podría acumular en la vejiga del bebé, con el consiguiente posible aumento del riesgo de cáncer de vejiga para el niño. Esto ha llevado a algunos médicos a prohibir la sacarina a sus pacientes embarazadas.

Para las mujeres embarazadas es mejor el uso de aspartamo, un endulzante artificial diferente a la sacarina que se usa como sustituto del azúcar y en la mayoría de los refrescos sin azúcar y en otros productos no azucarados, no ofrece problemas para las embarazadas, siempre que se consuma en cantidades moderadas.El aspartamo está compuesto de dos aminoácidos, la fenilalanina y el ácido aspártico (los aminoácidos son la base de las proteínas). Cuando el aspartamo se digiere, el cuerpo genera un tipo de alcohol llamado metanol. No hay datos que demuestren que el aspartamo produce malformaciones genéticas y, aunque un sector del público y algunos científicos han mostrado dudas sobre su seguridad, la mayoría de los médicos y científicos creen que no ofrece riesgos durante el embarazo, siempre que se consuma con moderación.

 

enlaces relacionados:

En el embarazo comer bien

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: