Hace poco cambié mi actitud y mi opinión, en este asunto. Si no lo usó Jesucristo, el día de Su muerte, no sirve para probar nada y, de acuerdo con lo que dicen en www.finalfrontier.org.uk es probable que sea lo más cierto.

Es la reliquia más estudiada y controvertida del mundo. Si no es auténtica, es el fallo más rotundo contra la cristiandad; si es verdadera, es la segunda “prueba” que contenga parte de su sangre, porque los estudios dicen era del tipo AB.

Si todo lo descrito no es un fraude –y entiendo todo lo que la cristiandad gana- en sus análisis han encontrado trazas de mucha bilirrubina (propia de las víctimas torturadas), un par de monedas muy antiguas (Roman Leptoms) en las cuencas de los ojos del “difunto” (porque no existe un cuerpo) y las asombrosas marcas y definitivas posiciones que muestran al crucificado de un modo muy distinto al que culturalmente se solía pintar al Cristo en la edad media (en lugar de las palmas, la crucifixión fue por las muñecas, pero en la edad media lo pintaban “mal”).

Si el trabajo fue “obra de Da Vinci” (como algunos autores dicen), el estudio nos recuerda que éste nació en 1452, un poco antes de la llegada de Colón a las Américas en 1492 y las monedas son del año 29 D.C., acuñadas en los días de Poncio Pilatos (*) y que, en alguna parte –para controvertir los debates- hay un registro de una portada de un códice húngaro de oraciones, en la reliquia,  cuyo manuscrito circuló por el 1.192 después de Cristo, como para negar que, alguien nacido en 1452, pudiera crear tantos detalles pictóricos o propios de la fotografías con rayos X, en una época del oscurantismo tecnológico de aquellos tiempos.

(*) De las 13 leptoms conocidas en el mundo, sólo 5 se hicieron en los tiempo de Poncio Pilatos. Si es de la época, muy oportuno “el invento” de taparles los ojos, pues, se dice que no era una costumbre judía, a menos que –alguno de ellos- pensara que iban a guardar ¡mucho tiempo! Los huesos de Jesús en alguna cripta.

El análisis de detalles revela una serie de cosas:

  • La herida de la lanza, aun costado
  • La corona de espina, por el sangrado
  • Los clavos empleados (las dimensiones son implícitas)
  • Las señales de la flagelación, por el sangrado en la reliquia.

Hay, en la perspectiva de dos dimensiones, señales de que se trataba de un hombre (no una mujer). Hay una imagen foto-negativa (la más interesante) que manifiesta un cuerpo humano reposado y una imagen foto-positiva (vista simple y normal) que revela la sangre.

Los estudios con el carbono 14 han de ser imprecisos: ha estado expuesto varias veces al público católico y escéptico y, naturalmente se ha contaminado el tejido; no tanto por los que lo han visto, sino por las monjas que –tratando de reconstruirlo de un fuego- le añadieron porciones de tela (ya removidas) en las porciones que hubo más daño ¿Quién no querría retocar una reliquia tan importante y sacar el verdadero ADN del cuerpo del Señor? (cosa que no se pudo). ¡Sería interesante! ¿Tendría completo sus cromosomas? No tuvo Padre físico, tendría mucho de María…

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: