Hoteles y alojamiento, lugares clave, pistas y consejos... Con este empiezo una serie de artículos de viajes, en los que sólo me ocuparé de lugares que he visitado y conozco bien y, sobre los que, por lo tanto, puedo hablar con pleno conocimiento de causa.

 

gordes

 

Situada al Sureste de Francia, entre Avignon y el Mediterráneo, la Provenza es una región francesa que puede jactarse de ofrecer de todo: desde un maravilloso entorno rural cargado de encanto e historia, y salpicado de pequeños pueblos encaramados en lo alto de colinas, entre viñas y campos de lavanda, hasta el bullicio y el lujo de la Riviera o Costa Azul francesa, con pueblos míticos como Saint-Tropez y ciudades refinadas como Niza o Cannes. Incluso, al Norte, cuenta con zonas alpinas y estaciones de esquí. La superficie de esta región es mayor que la de Bélgica; por lo tanto, para no caer en aquello de querer apretar mucho y abarcar poco, en este artículo nos limitaremos a la parte rural y en otros sucesivos examinaremos la Costa Azul y la Camarga.

 

La Provenza rural. Para quién es

Comprende los departamentos de Vaucluse y Alpes du Haute Provence. No es, ciertamente, un destino de vacaciones para los aficionados a la “marcha” y ajetreo constantes; apenas si será posible encontrar algo de vida nocturna en Aviñón y Aix-en-Provence. Todo lo contrario: es el destino ideal para aquellos que van en busca de tranquilidad, paz, paseos a pie, en bici o a caballo entre paisajes de serena belleza y que desean disfrutar de una excelente oferta gastronómica. A lo largo de la historia, muchos personajes famosos se han dejado seducir por los encantos de esta región: desde  Vincent Van Gogh o Paul Cezànne, hasta la princesa Carolina de Mónaco que tiene su refugio de veraneo en Saint-Rémy-de Provence.

Es un destino e indicado para familias con niños pequeños y, muy especialmente, para escapadas románticas en pareja.

 

campo de lavanda en la provenza

Los campos de lavanda

Una de las principales atracciones de la región, visitarlos gratifica todos los sentidos, desde la vista hasta el gusto. Inmensos campos cultivados teñidos de color púrpura en las llanuras, pequeños “huertos” de lavanda, casi todos con su correspondiente granja,en las zonas más escarpadas; también lavanda y “lavendin” creciendo en forma salvaje en muchos puntos. En primavera y en verano, el olor a lavanda se adueña literalmente del aire, y al detenerse cerca de alguno de los campos es posible oír el zumbido producido por decenas de miles de abejas atraídas por la flor. Para aquellos que sean aprensivos, decir que estas abejas están demasiado ocupadas con tanta abundancia de flores como para suponer un peligro: he cruzado campos enteros de lavanda sin que ninguna se dignara a prestarme la más mínima atención. El sentido del gusto también obtiene su recompensa, ya que la lavanda se añade como ingrediente a muchos platos, desde guisos hasta helados.

Dónde encontrarla

Preferentemente, en el departamento de Vaucluse. En general, la zona incluida trazando un triángulo sobre el mapa entre Avignon, Aix-en-Provence y Sisteron.

A tener en cuenta:

--Los campos florecen a finales de primavera y principios de verano. Si bien la meteorología concreta de cada año puede avanzar o retrasar ligeramente las fechas, el mejor momento para disfrutar de esta experiencia es el período comprendido entre la primera semana de Julio y la primera de Agosto. Más tarde empieza la siega y, aunque esta se retrasara, la lavanda va perdiendo el color; se introduce un tono de gris en el púrpura brillante típico de estos campos.

Hay que señalar también que la floración no es uniforme en toda la región, ya que también depende de la altitud donde están los campos; a más altura, más tarde llega la floración. Casi todos los pueblos celebran un festival de la lavanda anual, y la fecha del mismo suele coincidir con el inicio de la recolección en aquella zona concreta.

--Si va a alquilar un apartamento o alojarse en un hotel, le recomendamos hacerlo en Carpentras (que está cerca de Aviñón), o bien en Forcalquier, Sault o Manosque, pequeños y típicos pueblos equidistantes de los puntos donde hay más concentración de campos de lavanda.

 

 

les baux de provence

Los pequeños pueblos con encanto

Toda la Provenza rural está salpicada de pequeños pueblos, todos muy bien conservados, encantadores y con vestigios de arquitectura medieval. Suelen aparecer en lo alto de colinas o entre viñas y campos de trigo y de lavanda. Desplazarse en coche entre estas localidades, un poco a la aventura, garantiza descubrimientos constantes.

En todos los pueblos se celebran mercados, semanales o diarios, donde es posible adquirir productos de la región a los propios productores.

A destacar: Carpentras, Gordes, Sisteron, Manosque, Forcalquier, Fontaine-de-Vaucluse, Isle sur le Sorge, Digne, Les Baux de Provence, Entreveaux, Saint-Rémy de Provence.

 

Ciudades

En este orden de preferencia, destacamos Avignon, Aix-En-Provence y Orange. Avignon es de visita obligada. Bordeada por el Ródano, y ciudad amuralladala  ofrece encanto e historia, con edificios como El Palacio de los Papas, residencia papal, en sustitución del Vaticano en el siglo XIV, abierto al público para su visita, o la vecina Catedral de Nôtre-Dame-de-Doms.

 

 

gorges de verdon

 

Gorges du Verdon

Uno de los paisajes más impresionantes de Francia. El río Verdón fluye por una garganta que, en determinados puntos, alcanza los 700 metros de profundidad. Cuenta con una muy buena organización turística, con opciones y actividades para todos: desde paseos tranquilos para mayores y pequeños, hasta itinerarios de aventura. También es un lugar magnífico para la práctica de los deportes de aguas bravas.

Además, la garganta está salpicada de lagos, en muchos de los cuales hay playas con servicios para el público, tales como el alquiler de barcas y canoas para recorrer el río navegando. Estas embarcaciones son o bien a remos, o bien con motor eléctrico, ya que la circulación con lanchas a motor de gasolina o diesel está prohibida, a fin de preservar el entorno.

Es posible bordear toda la garganta en coche, pero hay que advertir que esto supone un recorrido de más de cien kilómetros y, con las paradas, como mínimo una jornada completa, en coche, en ciertos tramos por carreteras escarpadas.

 

Dónde comer

De entre la oferta disponible, típicamente mediterránea y saludable, recomendar lo que normalmente ofrece mejor relación precio-calidad, el plat du jour en cafeterías y restaurantes. La bebida se cobra aparte.

Entre las especialidades regionales destaca la bullabesa (sopa de pescado) acompañada de salsa rouille, el Daube provenzal (sabroso codido de carne marinada) la Rouille, a base de patata y pulpo, aliñado con alioli y la Ratatouille, que consiste en una mezcla de vegetales cocidos.

Qué llevarse

Souvenirs para amigos y familiares... En primer lugar, la lavanda, presente en forma de saquitos aromáticos, ramos para secar, perfumes, esencias, jabones, etc.

Aceite de oliva de la Provenza

Hierbas de la Provenza, fantásticas para aliñar todo tipo de platos.

Vino, recomendado el producido en Chateauneuf du Pape.

Jabones de Marsella, de todas las formas, fragancias y colores

Productos de Brocantier Como en toda Francia cada pueblo tiene su brocantier que vende objetos , cuadros y muebles antiguos o semi-antiguos, y donde es posible encontrar buenas gangas.

 

Dónde alojarse

--La opción más barata es alquilar un apartamento; por el precio y por el hecho de que, al disponer de cocina, permite ahorrar en restaurantes. Pero, normalmente, en temporada alta, los alquileres son por semanas completas lo que, dadas las dimensiones de la región, le obligará a hacer kilómetros en viajes de ida vuelta, entre su base de operaciones y los distintos lugares a visitar.

--Chambres d’hôte: son casas particulares que alquilan algunas habitaciones. El mismo concepto que los Bed and Breakfast británicos. Estará bajo el mismo techo que los propietarios y, normalmente, desayunará con ellos. Suelen ser más baratas que los hoteles y suelen hallarse en entornos rurales, aunque no necesariamente. Si además de Chambres d’Hôte son Tables d’Hôte podrá comer con los propietarios y disfrutar de las especialidades regionales en su versión más auténtica.

--Gîtes: Son casas o granjas rurales. Si se trata de granjas en activo, normalmente vienen anunciadas como gîte-ferme. Otro tipo de Gîtes son las Gîtes de Etape, que son albergues y que pueden ofrecer alojamiento en dormitorios colectivos.

Aparte, claro está, dispone de una amplia oferta de hoteles de todas las categorías, campings (con mucha oferta de bungalows o emplazamientos con tiendas pre-montadas) y residencias de turismo.

Fotos: 1. Ville de Gordes, JM Rosier (licencia Commons) 2. Lavanda, Akarelias-canstockphoto, 3. Les Baux de Provence Rolf Sussbrich (licencia Commons) 4. Avignon, Imheling, lic Commons 5.Gorges du Verdon, Paolo Bertinetto lic. Commons 6. Dreamstime-JaneSetember

 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: