Mi niña es indescriptiblemente hermosa

Ni en sueños, pude imaginarme tanta belleza

Gracias, Dios, gracias Dios

Y a la Virgen del Valle mi gratitud infinita

A San Judas Tadeo, también quiero agradecer

El que mi niña este aquí, entre nosotros,

Ahora, nos alegra con su sonrisa

Y nos asombra con tantas habilidades

Esa niña no tiene tres meses y ya se desespera

Por hablar con nosotros.

Gracias Dios, gracias Dios porque esta entre nosotros

Ella y su mamita, su mamita que tanto, tanto la ama.

Y nosotros Lorenzo y yo nos desvivimos por ella

Es el centro de nuestro universo.

Sus ojos castaño, su mirada que expresa

Mil sentimientos y nos deja en el limbo

De un Amor abandonado

Y dibujado en el lienzo de sus mejillas.

Desde las entrañas amamos

A este Angelito que vino a

Iluminar con luz divina

Nuestra humilde morada.

Samantha Valentina

Princesa del valle de nuestros sueños.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: