Me propuse contar algo grande

y pensé en ti y en mí,

en esa foto de postal

abrazados mirando al mar.

 

“Bienvenido al paraíso”

Era la forma de titular

tu presencia en aquella imagen

imposible de borrar.

 

Los momentos designados

por aquel Dios despistado

que descolgó una estrella

para hacerte realidad,

con tu nombre por bandera

y mirada angelical.

 

Era el verdadero cielo

estar a tu lado, sin remedio

ser guardián de tu mirar,

rendirme ante tu cuerpo

prisionero de la libertad.

 

Sin saber cómo, te fuiste,

no sé qué pudo pasar.

De un vendaval te llevaste

toda mi felicidad.

 

Sé que escuchas y te pido

que recuerdes aquella postal

donde el mundo paró inquieto

en ti a desayunar

aquella movida mañana…

 

Vuelve, salta mi ventana,

explota todas mis paredes

y desnuda mis heridas,

porque solo con tus ojos puedes

dar sentido a mi vida.

 

Óyeme si quieres,

sé que lo harás,

a diez pasitos de ti

sigo viviendo del recuerdo,

como aquella imagen

que un día se hizo realidad.

 

 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: