La pobreza es un flagelo permanente y detestable, pero los niños de la calle son la faz más inmoral del egoísmo. La posibilidad de hacer para ellos un mundo mejor existe y está al alcance de nuestra mano; a mi humilde entender consiste y previo a todo, en satisfacer de manera urgente e inmediata sus necesidades más apremiantes y luego, con más tranquilidad, mostrarles el camino de la autovaloración y la superación. “Lo mejor que podemos hacer por otro no es sólo compartir con él nuestras riquezas, sino mostrarle las suyas.” Benjamin Disraeli (1766-1848).

Como ejemplo motivador quiero compartir con Uds. La biografía de Armando Tejada Gómez, un niño de la calle que, felizmente, conservó la sensibilidad por sobre toda esa experiencia y pudo volcarla en hermosos versos y canciones.

Armando Tejada Gómez nació en Mendoza en el seno de una familia de trabajadores rurales de muy escasos recursos y fue el anteúltimo de 24 hermanos. Quedó huérfano de padre a los cuatro años, razón por la cual su madre debió repartir a los hijos. Armando fue criado entonces por su tía, quien le enseñó a leer. Prácticamente no fue a la escuela y comenzó a trabajar a los 6 años como canillita (vendedor callejero de diarios), y luego lustrabotas. A los quince años se compró un ejemplar del libro “Martin Fierro” lo que le despertó la pasión por la lectura y la poesía. Simultáneamente se despertó en él la inquietud por las injusticias sociales, volviéndose un activista político que participó en jornadas de protesta y luchas obreras y políticas.

su poema mas conocido es "Hay un niño en la calle".

Mercedes sosa grabó antes de morir un álbum en el que incluye fragmentos de este poema hecho canción, junto a residente calle 13. Es un tema imperdible que agrego en un video de youtube.

Es sencillamente simple, sensible y hermoso. Espero les guste  y no olviden que “…a esta hora exactamente  hay un niño en la calle…”

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: