Aunque en España el tema República es tabú, pensar sigue sin estar fiscalizado. Y expresar lo que uno lucubra es la mejor manera de sentirse libre. Por consiguiente, fundamentando mis palabras en mi libertad, escribo estas líneas por si alguien quiere leerlas.

Aquellos que albergaban en su corazón la legítima esperanza de alcanzar algún día un sistema de gobierno democrático y republicano, ya pueden ir despidiéndose de su anhelo. Paradójicamente, ha sido bajo el mandato de un partido que en sus estatutos preconiza la república como única forma posible de regir los destinos de España cuando la figura de la monarquía ha adquirido mayor fuerza y un asentamiento más firme aún si cabe. Esto se ha producido por los errores institucionales y múltiples desplantes del Gobierno de Zapatero, que han llevado al monarca español a intervenir en materia política por segunda vez desde que el país entró en el juego de la Democracia (recordemos la primera, el golpe de Estado del 23 de febreo). Tengo la sensación de que el Ejército español ha cerrado filas en torno nuestro rey y al sucesor a la Corona convirtiendo sus figuras en elementos indispensables en el devenir político del Estado. Tengo la firme seguridad de que lo único que salva la imagen actual de España en el extranjero es la Casa Real, pues nuestros electos representantes ofrecen un aspecto de ultrajante incapacidad. Sé, como sabemos todos, que los que llevan en la sangre la tradición defenderán el juancarlismo hasta las últimas consecuencias y que, cuando éste falte, sus energías se volcarán con el felipismo, con Leticia o sin ella. Y, por último, forma parte inseparable de mí el conocimiento de que el pequeño republicano que una gran mayoría de los españoles guarda en su corazón ha sido derrotado, abatido por las funestas perspectivas que ofrecen aquellos que deberían haber aplicado su ideología en vez de asentarse cobardemente en el poder. Así pues, a todos los republicanos manifiestos y también a los ocultos, que son muchos, mi más profundo pésame.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: