La miel de mil flores es la más común, es un producto formado por glucosa y levulosa, contiene ácido fórmico, principios aromáticos, colorantes, sustancias grasas, principios nitrogenados y vitaminas B y C.

Se puede utilizar para:

- Quemaduras de la piel debido a la exposición al sol u otras causas. Se mezclan 2 cucharadas de miel y 1 de aceite de oliva, después se cubre bien la superficie.

- Grietas de pies y manos. Se embadurna con la miel estas zonas y después se cubre con un calcetín o guante toda la noche.

- Grietas de los labios. Se hace una mezcla de partes iguales de miel y aceite de ricino, se aplica varias veces al día. Este mismo preparado es útil para las grietas en los senos.

- Tratamientos de fiebres intermitentes. Se mezcla 750 ml de agua con 250 g de miel. Una vez bien diluida la miel, se toma poco a poco durante todo el día.

- Ciática, dolores articulares y musculares. Se extienden 1 o 2 cucharadas de miel sobre un trozo de tela o gasa y se pone en contacto directo con la parte afectada. Después se cubre con un paño de lana y se deja actuar durante 2 o 3 horas. Se puede repetir la aplicación 4 o 5 veces al día.

- Reconstituyente y estimulante. Se prepara mezclando 2 partes de miel por 1 de moras. Este remedio sirve para reponerse del agotamiento y como estimulante.   

- Heridas, rozaduras y llagas. Se preparan 4 partes de miel y 2 de barro o arcilla, se mezcla bien hasta que quede una mezcla homogénea, después se coloca directamente sobre la herida, llaga o rozadura y se cubre con una gasa o venda. Se puede repetir la operación 3 veces al día.

- Hemorroides o fisuras. Se prepara 1 cucharada de miel y otra de harina, una vez preparada la pasta se hace con ella un supositorio y se introduce por el ano 3 veces al día. Si se trata de úlceras internas, se puede mezclar la miel con mantequilla y también se hace un supositorio, si son externas se aplica la mezcla con una gasa.

- Quemaduras con fuego, aceite o agua hervida. Se pone en una taza la yema de 1 huevo y se le añade 3 cucharadas de miel, se mezcla bien hasta conseguir una pasta homogénea y se aplica directamente sobre la zona afectada. Se repite la aplicación 4 veces al día.

- Sabañones. Se pone a partes iguales aceite de laurel y miel. Una vez hecha la pasta se cubre con ella la zona afectada que debe estar limpia y seca. Mejor aplicar por la noche y cubrir con una gasa. También se puede mezclar 2 cucharadas de miel, 1 clara de huevo y 1 cucharada de harina.

- Picaduras de abeja, avispa u otros insectos. Aplicar directamente la miel sobre la picadura varias veces al día, procurando siempre quitar primero el aguijón.

 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: