Surgimiento de la Masonería Moderna

La masonería moderna proviene de los gremios de constructores de la Edad Media, que fueron evolucionando a comunidades de tipo especulativo e intelectual pero manteniendo parte de sus antiguos ritos y símbolos. El proceso culmina a inicios del siglo XVIII.

Los albañiles o constructores medievales, que se llamaban masones, tenían sitios donde se reunían que llamaban "logias". Poseían normas de conducta que debían cumplir.

Las logias fueron dejando de lado obras materiales y se fueron convirtiendo en organizaciones fraternales. Luego, algunas logias masónicas comienzan a aceptar miembros que no eran del oficio; se los llamaba "masones aceptados".

El 24 de Junio de 1717, cuatro logias de Londres se unioron y formaron la Gran Logia de Londres y de Westminster. Esta nueva gran logia, se dotó en 1723 de una constitución redactada por los pastores protestantes Jean Theófile Desagulliers y James Anderson.

En 1751 un grupo de masones formó otra gran logia adversaria: Gran Logia de Masones Libres y Aceptados de Inglaterra.

En 1813, las rivalidades entre ambas lleganron a su fin; cuando los respectivos Maestros, los duques de Sussex y de Kent, ambos hijos del Rey Jorge III consumaron la unión de las dos organizaciones, y así se constituyó la Gran Logia Unida de Inglaterra, que es la que sobrevive hasta la actualidad.

Cómo se definen los masones

Según se definen ellos, la masonería es una institución de caracter iniciático, filantrópico, filosófico y progresista, fundada en el sentimiento de fraternidad, igualdad y libertad. Tiene como objeto la búsqueda de la verdad y fomento del desarrollo intelectual y moral del ser humano; además del progreso social. Los masones, tanto hombres como mujeres, se organizan en logias, que a su vez pueden estar agrupadas en una organización de ámbito superior, normalmente denominada "gran logia", "gran oriente" o "gran priorato".

Es filosófica porque orienta al hombre hacia la investigación racional de las leyes de la naturaleza, invita al esfuerzo del pensamiento que va desde la simbólica representación geométrica hacia la abstracción metafísica.

 Es filantrópica porque practica el altruismo, desea el bienestar de los seres humanos y no está inspirada en la búsqueda de lucros personales de ninguna clase. Sus esfuerzos y recursos están dedicados al progreso y felicidad de la especie humana, sin distinguir nacionalidad, raza, sexo ni religión; para lo cual tiende a la elevación de los espíritus y a la tranquilidad de las conciencias.

Es progresista porque enseña y practica la solidaridad humana y la absoluta libertad del pensamiento.

 La masonería tiene por objeto la búsqueda de la verdad, desechando el fanatismo, abordado sin prerjuicios todos los nuevos aportes de la ciencia humana. Estudia la moral universal y no pone obstáculos para la investigación de la verdad.

Organizaciones que presentan influencia masónica

A lo largo de la historia ha existido influencia masónica en otras instituciones. En algunos casos, porque tienen un gran número de integrantes masones.

Se habla de instituciones paramasónicas; las cuales pueden tener fines muy variados, desde la pretensión de hacer efectivos los principios de la orden, hasta perseguir el reclutamiento de nuevos miembros. Ejemplo de estas instituciones son Rotary Internacional y Leones Internacional.

¿Cómo se ingresa a la masonería?

El sistema tradicional y el que prefieren es por invitación. Si bien es posible apersonarse en la institución para solicitar el ingreso, o hacerlo vía mail; no son éstas las vías más habituales y las preferidas por la organización.

El candidato a masón debe sumplir con algunos requisitos básicos:

  • tener al menos 21 años (o 18 en caso de ser hijo de masón)
  • ser "libre y de buenas costumbres"; esto es, ser capaz de actuar según su leal saber y entender, y gozar de una reputación y conducta moralmente aceptables en su vida cotidiana
  • ser capaz de afrontar el pago de la cuota
  • pasar por determinadas pruebas

El masón que lo invitó debe hacer la propuesta del ingreso de esta persona ante su logia, lo que lo lleva a transformarse en el padrino del profano; y, por ende, responsable de sus acciones mientras este no alcande el grado de "maestro masón".

Luego se procede al denominado "aplomo del profano". Aquí se interroga al aspirante sobre diversos temas concernientes a sus creencias filosóficas y religiosas y sus actividades académicas, sociales, culturales.

Posteriormente, si no surgen inconvenientes en la etapa anterior; luego el candidato a masón será incluido en la llamada "circular de profanos", que es una lista donde se encuentran los postulantes. Esta circular recorrerá las diversas logias de la orden para que todos los hermanos masones puedan estar al tando de los ingresos y tenga posibilidad de expresarse en contra o a favor para luego decidir si se acepta el nuevo ingreso o no.

Masonería y Cristianismo

El dios de la masonería y el Dios de la Biblia no son lo mismo. Hay una gran diferencia entre los dos conceptos de Dios. Se considera que el dios masónico, el "Gran Arquitecto del Universo" (EGADU) está por encima de todos los demás dioses.

Según Albert Pike, todas las personas, independientemente de su orientación espiritual, pueden unirse bajo el "Gran Artífice del Universo". EL dios masónico todo lo incluye, todo lo abarca.

Todos los masones potencialmente deben reconocer a "Dios" a fin de lograr la membresía en la logia; pero no hay criterios definidos con relación a qué "Dios" ni cuál "Dios" es aceptable. Por eso Pike opina que la masonería es la unificadora de todas las religiones, y que el cristianismo, el hebreo, el musulmán, el brahmán, los seguidores de Confucio y Zoroastro, pueden reunirse como hermanos y unirse en oración al único Dios que está por encima de todos. En otras palabras, el Dios bíblico queda reducido al nivel de todos los demás dioses. Por lo tanto, el cristianismo queda desprovisto de su condición característica de única religión verdadera.

Y es aquí que la masonería ha colidado con la Santa Sede de la Iglesia Católica; creando esta última institución años más tarde, en 1928 el Opus Dei, que es la Prelatura de la Iglesia Católica más conservadora y es de naturaleza netamente antimasónica.

Es así que para ser masón no es excluyente ser cristiano. Sin embargo, para la Santa Sede de la Iglesia Católica, es incompatible ser cristiano y ser masón.

A continuación, se presenta un video que habla de la masonería y hecho por masones. En el mismo hablan de su búsqueda de armonía universal.

Fuentes consultadas: "En Penunbras - La masonería en Uruguay" de Fernando Amado

www.ministeriosprobe.org/docs/masoneria

 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: