fotografia

Resulta extraño que en una ciudad como Málaga exista un cementerio inglés y que permanezca como olvidado, por ello la curiosidad hace indagar el como y el cuando.

Parece ser que en el siglo XIX sufrió esta ciudad epidemias que dejaron gran cantidad de muertos y muchos de ellos eran ingleses no católicos (es decir, protestantes) Ante la prohibición existente de enterrarlos  en cementerios católicos los enterraban el la arena de las playas. ocurría que algunos cuerpos aparecían y eran pasto de las alimañas.

Llegado a este punto, el cónsul británico William Mark, luchó para que sus compatriotas  tuviesen un entierro digno y tras muchas peticiones, el 11 de abril de 1838 por Real Orden  de Fernando Vll se cedió un terreno situado al este de la ciudad. Y así nació el primer cementerio anglicano de la Costa del Sol, en un lugar fuera de la ciudad para evitar la propagación de enfermedades, que con la anterior manera de enterrar a los no católicos se podían dar.

Muchos personajes famosos están enterrados, el propio cónsul precursor del mismo cementerio, Jorge Guillen pidió ser enterrado aquí y el hispanista Gerald Brenan. También la poetisa Gamel Woesley y su esposo, etc.

Lo llamativo de este sitio en la vieja leyenda británica que asegura que la última persona que es enterrada, se convierte en guardián de las tumbas, hasta que hay otro fallecido que es el que ocupa su lugar, y ya puede por fin descansar tranquilo. El último fallecido fue el vigilante del lugar, Antonio Alcaide, que será guardián por mucho tiempo ya que por decreto no se volverá a enterrar nadie en este lugar.

Y la leyenda se dispara, son muchos los que dicen haber visto la figura del guardián vagando por las tumbas sin descanso. Algunos han realizado a modo de atracción turística, visitas nocturnas al cementerio y han tenido desagradables sorpresas pues dicen haber sido tocados por una mano invisible y haber escuchado voces extrañas.

Una de las tumbas mas populares es la de la niña Violeta. En el epitafio dice, "lo que viven las violetas". Últimamente existe La Fundación Cementerio Inglés que los amigos de la misma contribuyen con 20 euros anuales que se utilizan para mantener y conservar esta parte del legado de la historia de Málaga. Ha sido declarado Bien de Interés Cultural, y puede visitarse siempre y cuando no teman encontrarse con el guardián vagando sin descanso entre las tumbas del cementerio.

 

 

fotografia

fotografia

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: