Sacrificar o no sacrificar, esa es la pregunta.

Pero, ¿Qué nos pasa a las mujeres del mundo? A menudo anteponemos los sueños y objetivos de nuestra pareja a las nuestros propios.  Todo, con tal de estar con ellos. El problema llega a la hora de hacer balance, ¿Ha merecido la pena? A mis 26 años he visto como muchas de mis amigas dejan de hacer lo que les gusta y adaptan sus vidas a las de sus parejas, y a menudo me pregunto ¿Es este el precio que hay que pagar para no quedarse soltera? Cuantas veces has oído a tus amigas decir lo que a ellas les gustaba hacer antes de conocer a su chico, como les gustaba salir, o ir de viaje con amigas…

El extremo llega cuando, como en mi caso, muchas de mis amigas abandonan sus puestos de trabajo, y con ellos sus sueños y esfuerzo de muchos años, porque a su marido o novio, lo han trasladado de ciudad, o incluso de país. ¡Ellas se vuelven locas! Lo dejan todo atrás sin pensar en las consecuencias y se van a seguir a sus hombres alrededor del mundo. A menudo les aconsejo, párate a pensar qué harás si lo vuestro no  funciona porque, puede pasar. Nadie dijo que tener pareja fuera fácil, pero opino que las dos personas deben crecer por un igual, y esforzarse por si mismos y por el otro. Si a la hora de la verdad unos es egoísta, no puede funcionar, porque el otro deberá adaptarse y cambiar su vida para poder seguir la relación. Es muy difícil en nuestros días  que dos personas cuyo trabajo les exija desplazarse de un sitio a otro, puedan mantener la relación, normalmente uno de los dos debe abandonar su vida por el otro, y, como digo, por lo que yo he visto, en la mayoría de los casos es siempre la mujer. Será porque somos más románticas, será porque la idea de formar una familia nos ciega, pero lo hacemos. En caliente es muy bonito: " Me voy con mi chico a vivir a Londres, Nueva York, san Petesburgo, porque le han ofrecido un trabajo allí". ¿Y tú que harás? Ya encontraré algo... No nos engañemos, en la mayoría de los casos no es así. Nos vamos, lo dejamos todo, y aparecemos en un lugar completamente nuevo y distinto, que incluso puede que no nos guste, sin absolutamente nada más que nuestras parejas. Ahora llega lo más difícil, depender  económica y emocionalmente de nuestros hombres, y eso, señoras del siglo XXI desgasta. ¿No sería mejor  analizar la situación, posibilidades de cada una, y poner nuestras propias condiciones sin las cuales, no nos moverán? Amor o carrera, el eterno debate…Yo lo tengo muy claro, solo se vive una vez y debemos hacer las cosas que realmente queramos y que nos otorguen plena satisfacción. El amor es muy importante, y la familia, pero no lo es menos el ser independiente y sentirse realizado.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: