Poco antes de morir, la madre de José Collado, más conocido por Pepe el Trompeta, le confesó la identidad de su progenitor, hasta enconces desconocida por él. "Yo ignoraba quien era ese señor" confiesa Pepe. Su madre, Emilia Collado era la cocinera de los marqueses, José Antonio Larios Franco y Pilar Príes. El marqués mantuvo una relación clandestina con Emilia durante un tiempo hasta que fueron descubiertos por la marquesa. Emilia fue expulsada de la casa sin dinero y sin nada, pero ya estaba embarazada.

fotografia

Pepe nació el 31 de Julio de 1948 en Málaga y su madre le avandonó en la casa cuna presionada por la marquesa que le hacía la vida imposible y nadie le quería dar trabajo. Sin recursos de ninguna clase, avandonó Málaga para iniciar una nueva vida donde nadie conociera su historia. Mucho más tarde, cuando José Collado ya tenía 49 años quiso encontrar a su madre animado por el programa de televisión "Quien sabe donde" de Paco Lobatón que consiguió encontrarla.

fotografia

Durante un periodo de tiempo Pepe disfrutó de su madre pero a causa de una enfermedad esta falleció no sin antes confesarle la identidad del hombre que fue su padre. Intrigado ante la personalidad de su progenitor se puso a indagar sobre su supuesta familia y supo que el marqués murió sin descendencia, siendo sus herederos los familiares más cercanos. En 2010, una jueza a petición del abogado de José Collado solicitó la prueva del ADN para averiguar si en realidad el marqués era el padre de Pepe el Trompeta. Los restos del marqués de Larios descansaban en la finca La dehesa de los Llanos en Albacete donde residen los familiares y herederos.

fotografia

Las pruebas dieron negativo y Pepe recibió la noticia como un jarro de agua fría. "Cuando mi abogado me comunicó la noticia de que las pruebas de ADN dieron negativo quedé totalmente destrozado, pero poco a poco he ido remontando con la ayuda de mucha gente que me apoya a seguir luchando". Ahora está dispuesto ha seguir luchando y a que se examinen de nuevo los restos ya que su madre para no dejar cabos sueltos, firmó ante notario el testimonio para que su hijo dispusiera de las pruebas que apoyen su origen.

fotografia

fotografia

Pepe cree que hay manipulación con los restos del marqués y que su madre no ha mentido y teme que los restos presentados no correspondan al difunto marqués y que pueden haber sido suplantados, por lo que los trámites de su supuesta paternidad siguen adelante.

fotografia

También alientan sus esperanzas, el rumor que corre por Málaga sobre de que el marqués se encuentra enterrado en cierta Iglesia de la ciudad, que de ser cierto el rumor, los restos presentados por los descendientes serían falsos, incurriendo estos en un delito de suplantación de personalidad.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: