LA ESTRELLA QUE NO BRILLÓ

Al principio todo era calidez y seguridad,

Pasaban los días y me sentía alegre con mamá,

Imaginaba que cuando estuviera en sus brazos, todo sería felicidad,

Que ella siempre me cuidaría, que me amarían ella y papá,

Pero al enterarse de mí, sintieron miedo, frustración y ansiedad,

En sus vidas no me querían, terminé con su futuro dijeron, y ahora conmigo ¿qué pasará?.

Intenté hablar, quería gritar, hacerles saber que estaba vivo,

Di pequeñas pataditas, empujé con mis manitas el vientre de mamá, más nadie me oyó,

Mi padre decía que todo estaría bien, que yo no sentía y que no era homicidio,

Mi madre dudaba, se ponía triste, pero finalmente lo aceptó,

Y yo no podía hacer nada, ¿acaso a nacer no tenía derecho?,

¿porqué no podía llegar a este mundo?, ¿qué de malo había hecho?.

Los días pasaban como gotas de lluvia, y mi final cada vez más se acercaba,

¡Creerlo no podía!, de mí, mis padres se desharían, la decisión tomada estaba,

Yo sólo quería que me amaran, disfrutar de la vida, sólo quería nacer,

No me nieguen ese derecho, sólo eso les pido, déjenme, alguien ser,

No seré un problema, los cuidaré y amaré, eso les prometo,

permítanme ser parte de su familia, soy un ser con derechos y merezco respeto.

Nueve son las semanas, desde que fui concebido, y ahora mi vida termina,

¿no es una ironía?, a los mueve meses nace un niño, más yo jamás podré, ver la luz de la vida,

Mi existencia se extingue, como el fulgor de una estrella, cuando amanece el día,

Ya no puedo hacer nada, mi grito es un grito silencioso, me convertiré en un alma perdida,

No podré jugar, soñar, ni correr y a mis padres abrazar,

Hoy dicen que soy una carga, mañana seré una sombra, luego nadie me podrá recordar.

Soy melodía olvidada, soy la estrella que no brilló,

Soy la sonrisa apagada, un poema que nadie declamó,

Soy la muestra del derecho no respetado, un crimen que no se sentenció,

Soy la luz extinguida de una vela, el sueño que no se recuerda,

Soy lágrimas de sangre, dolor y desesperanza, fundidos en la nada eterna.

A esta estrella como a tantas otras, le dijeron detente, con ello rompieron sus sueños,

Le trataron como objeto, no como ser humano, y le prohibieron sus derechos,

Le quitaron su resplandor, desgarraron su vida, dejaron su corazón en pedazos,

Silenciaron su risa, abundaron su llanto, y fragmentaron sus anhelos,

“pero perdonó a sus papitos”, por negarle el derecho de nacer y ser, como otros niños,

Y aunque no a nacido este angelito, irá con Dios a vivir eternamente, radiante en los cielos.

Hola amigos me encantaron sus comentarios, sus palabras son el suficiente combustible para continuar escribiendo, ahora les dejo con un poema, que fue duro de escribir, pero creo que solo poniéndonos en el lugar del bebé podremos entender el real crimen que es el aborto.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: