La esquizofrenia 

La esquizofrenia es una enfermedad cerebral muy complicada en la que se producen fallos en el funcionamiento de los circuitos cerebrales que provoca un desequilibrio entre los neurotransmisores. Esto provoca que se vean afectadas algunas de las funciones que rigen el pensamiento, las emociones y la conducta.

Este fallo en el funcionamiento se relaciona con anomalías estructurales y alteraciones funcionales en determinadas áreas del sistema nervioso central.

Se están desarrollando numerosos estudios e investigaciones que permitirán avanzar en el diagnóstico y en la manera de hacer frente a la enfermedad.

 

¿Qué no es la esquizofrenia?

La gran mayoría de gente de a pie, confunde la esquizofrenia con otras enfermedades mentales que no tienen nada que ver con ella:

  • No es un estado de doble personalidad.
  • No es fruto de una baja escolarización o fracaso escolar.
  • No es el resultado de un trauma psicológico infantil.
  • No existen culpables en el origen de la esquizofrenia (excepto en casos en los que se puede evitar ya que está latente pero puede no despertar nunca, como en el caso del consumo de ciertas drogas).

La esquizofrenia es el resultado de la interacción de numerosos factores. La teoría que barajan hoy en día los científicos es que existiría una alteración en el desarrollo del sistema nervioso central, ya desde la vida prenatal, que podría explicar el funcionamiento anómalo posterior.

Los factores de riesgo son:

  • Predisposición genética.
  • Alteraciones durante el embarazo.
  • Consumo de sustancias tóxicas (anfetaminas, cannabis, etc.)
  • Estresantes ambientales.
  • Incumplimiento de la medicación como factor de recaída.

Existen diversas manifestaciones clínicas, lo que en ocasiones puede hacernos pensar que diagnosticamos con el mismo nombre a pacientes que se parecen poco entre sí.

Hasta el momento, existen diferentes subtipos de esquizofrenia descritos, dependiendo de que predominen unos síntomas más que otros, y según cómo se manifiesten en cada caso:


ESQUIZOFRENIA PARANOIDE

  • Preocupación por una o más ideas delirantes de grandeza o persecución.
  • Alucinaciones auditivas frecuentes.
  • No hay lenguaje desorganizado, ni comportamiento catatónico o desorganizado, ni afectividad aplanada o inapropiada.
  • También pueden presentar ansiedad, ira, tendencia a discutir y violencia.


ESQUIZOFRENIA DESORGANIZADA

  • Lenguaje y comportamiento desorganizado.
  • Afectividad aplanada o inapropiada.
  • Puede presentar ideas delirantes que giran alrededor de un tema incoherente.
  • Suele ser de inicio temprano.


ESQUIZOFRENIA CATATÓNICA

  • Marcada alteración psicomotora que puede incluir inmovilidad motora o actividad motora excesiva.
  • Negativismo extremo, o mutismo.
  • Peculiaridades del movimiento voluntario con posturas extrañas, movimientos estereotipados, muecas.
  • Copia lo que dice o hace otra persona.


ESQUIZOFRENIA SIMPLE

  • Es un tipo de esquizofrenia sin alucinaciones ni delirios, pero el enfermo pierde sus capacidades, no da a basto.


ESQUIZOFRENIA HEBEFRÉNICA

  • Tiene un comienzo temprano (entre 12-13 años), en principio parece retraso mental.
  • Sufre alteración de la conducta.
  • Afectividad aplanada.
  • Delirios.


ESTADOS RESIDUALES O DE DEFECTO

  • Predominan los síntomas negativos, ocurre cuando se cronifican las alteraciones anteriores.

La esquizofrenia

esquizofrenia

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: