Se puede obtener satisfacción personal más allá de las circunstancias económicas?. Podemos controlar nuestra propia vida, independientemente de nuestros recursos materiales?.

Nunca tenemos todo lo que deseamos, por eso creo que ser rico no es ninguna garantía de felicidad o bienestar. Muchas personas viven convencidas de que su vida sería mejor si tuviesen más dinero, pero estadísticas demuestran que una vez superado el umbral de la pobreza, el incremento de la riqueza influye cada vez menos en el aumento del bienestar.Estudios relacionados  han demostrado que entre factores como el nivel de renta, el estatus y el sexo, la variable que mejor se correlaciona con ser feliz y sentirse bien a lo largo de los años, es tener el convencimiento de que sabemos controlar nuestra propia vida. Las personas más adaptables suelen ver el mundo externo y el propio con un humor estable y equilibrado que les permite afrontar con serenidad y confianza los acontecimientos adversos. Una persona equilibrada es consciente de que si cuida su estado de ánimo, también puede establecer relaciones óptimas con los demás, aumentando su bienestar. Un buen camino para encontrarlo reside en saber reconocer la propia riqueza personal, potenciándola. El ser feliz no depende tanto de tener lo que se quiere, sino de querer lo que se tiene.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: